| 10/30/2005 12:00:00 AM

Eduardo José Romero

Es el encargado de hacer que los negocios de alimentos y cuidado personal de Unilever Andina Colombia funcionen como una sola empresa.

Desde octubre, Eduardo José Romero Pérez tiene el reto de hacer de Unilever una sola compañía, Unilever Andina Colombia Limitada. Este proyecto se denomina 'one' y consiste en unir el segmento de alimentos con el de cuidado personal. Esta labor no es nada fácil, pues tendrá que mantener el liderazgo y el crecimiento en ventas que ha sido del 10% en este último año.

Romero es ingeniero mecánico y al graduarse se dedicó cinco años a trabajar en proyectos para plantas termoeléctricas, refinería, petroquímica y construcción en una empresa alemana. Como siempre había estado interesado en temas económicos, solicitó su ingreso para un MBA con énfasis en mercadeo y gerencia general, ganó una beca en la principal escuela de negocios de Venezuela el IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración) y ahí estudió por un año y medio.

En 1991, Mavesa, una de las grandes compañías de Venezuela, lo contrató como analista de desarrollo de negocios. Al poco tiempo, pasó a mercadeo y ventas y en 2001 llegó a ser el director nacional de esta área.

Ese año, Unilever le hizo una propuesta para encargarse del área comercial de esta empresa. Al año fue nombrado gerente general y logró el mayor crecimiento de doble dígito durante estos tres años.

A Colombia llegó en 2004 porque la compañía le propuso encargarse de la división de alimentos (Fruco, Rama, Maizena y el segmento de helados). Colombia maneja más del 50% de las ventas de la región.

Durante este año hubo un crecimiento superior al 10%, que es una cifra alta dado que en los tres años anteriores no habían crecido. En salsa hubo un crecimiento de 16% y en margarinas de 14%. En Ecuador afianzó el control del 90% del mercado de las margarinas y en Perú se convirtió en líder en esta categoría.

Para este ingeniero, aunque no ha sido fácil lograr estas metas, su arma secreta ha sido la orientación comercial, pues está seguro de que se debe convencer tanto al consumidor, como a los clientes y a la gente dentro de la compañía. Su estilo de liderazgo está marcado por la transparencia y la sencillez, pues la cultura y los valores de una organización son los verdaderos habilitadores del crecimiento.

A sus 43 años, la meta en el área de alimentos es mantener el crecimiento y en cuidado personal, conservar el liderazgo en la marca, pues es un mercado muy competitivo. El próximo año va a ser muy interesante por los nuevos jugadores y las nuevas alianzas. Va a poner en juego la innovación en comercialización, productos y relaciones con aliados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?