Catalina Crane

| 4/4/2003 12:00:00 AM

Catalina Crane

Desde la gerencia financiera de la Federación Nacional de Cafeteros, trabaja para devolverle la sostenibilidad al Fondo Nacional del Café.

Cargo

Gerente financiera de la Federación Nacional de Cafeteros.

Educación

Ingeniería industrial, Universidad de los Andes, 1980.

Economía, Universidad de los Andes, 1984.

Maestría en administración pública, Kennedy School of Government, Harvard University, 1993.

Trayectoria

Agosto 2000 - agosto 2002, viceministra técnica, Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Febrero 1998 - junio 2000, directora de comunicación institucional, Banco de la República. Septiembre 1995 - enero 1998, investigadora, Fundación Buen Gobierno.

Status

Casada, 3 hijos.



Catalina Crane se motiva con las tareas complejas. Por esta razón, aceptó el reto de encontrar una solución para devolverle al Fondo Nacional del Café (FNC) su fortaleza e independencia. Para ello, trabajó con su equipo en el diseño de un plan de saneamiento a 3 años, que incluía la estabilización de los ingresos del fondo a través de la reforma tributaria y el cambio en las fuentes de financiación.

Con solo 6 meses de haber puesto en marcha el plan de saneamiento, el fondo pudo volver a asumir gastos de investigación y asistencia técnica, lo cual permite que la ayuda del gobierno se destine a subsidiar el precio a los productores. El Fondo invertirá este año $100.000 millones en asistencia, renovación y promoción del café colombiano y generará al mismo tiempo un superávit presupuestal.

Gracias a su gestión y a la de los funcionarios del Ministerio de Hacienda para que en la reforma tributaria se incluyera una contribución parafiscal sobre las exportaciones de café, fue posible contar de nuevo con recursos para el fondo. Así, se aseguraron unos ingresos constantes, claros y de largo plazo, y se evitó la discrecionalidad que había en el pasado sobre el tema. Con la reforma también fue posible solucionar la problemática coyuntural que atraviesa el fondo, debido a las deudas adquiridas durante la crisis, mediante una contribución temporal de US$0,02 que estará vigente hasta el 2004. Su paso por el Ministerio de Hacienda fue clave para su gestión actual, porque le dio una visión amplia sobre la problemática del sector, que le ayudó a la hora de concertar la nueva política cafetera con el gobierno y el gremio. "Ha sido muy bueno tener las dos caras de la moneda, sobre todo para negociar", afirma.

Ante la dificultad de conseguir recursos nuevos para el FNC, buscó alternativas que permitieran diversificar las fuentes de recursos, que tradicionalmente se habían concentrado en bancos extranjeros. "Esta posición hacía que el fondo fuera vulnerable a la opinión y visión de los bancos sobre el país y el sector", comenta. Así, se montó una estructura de financiación más flexible y de menor riesgo. Ahora, el fondo está recurriendo a la colocación de bonos en el mercado interno, a la banca local y a la Bolsa Nacional Agropecuaria para obtener el prefinanciamiento de las exportaciones de café. Los planes para este año se centran en triplicar el volumen de recursos adquiridos por la bolsa agropecuaria hasta $120.000 millones.

La tarea no ha sido fácil. Como dice ella, "no es una gerencia normal". Entre otras cosas, porque la toma de decisiones en la Federación es muy diferente a la del sector privado. "El gremio cafetero tiene una estructura muy democrática que lo hace muy rico, pero a la vez muy complejo, por la cantidad de stakeholders involucrados en el proceso de decisión", dice Catalina Crane. Sin embargo, los resultados obtenidos demuestran el buen manejo financiero. Hacia el futuro, su reto es mantenerlos y lograr que el Fondo sea autosuficiente para cumplir su misión.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.