Carmenza Saldías

| 11/1/2002 12:00:00 AM

Carmenza Saldías

Hace 5 años, estructuró las finanzas de Bogotá y hoy está empeñada en aumentar su productividad.

Cargo

Directora de Planeación Distrital de Bogotá.



Educación

Economía, Universidad Jorge Tadeo Lozano, 1980.

Especialización en Planificación y Administración del Desarrollo Regional, Universidad de los Andes, 1982.



Trayectoria

Asesora Consejería Región y Competitividad, 2001-2002.

Secretaria de Planeación, Municipio de Manizales, 2000-2001.

Consultora, 1998-1999.

Secretaria de Hacienda de Bogotá, 1995-1997.

Secretaria de Obras Públicas de Bogotá (encargada), noviembre 1995-febrero 1996.



Directora Crece, 1989-1994.

Docente e investigadora, Universidad de Caldas, 1987-1999.



Status

Soltera.



La obsesión de Carmenza Saldías es el largo plazo. Como secretaria de Hacienda de Bogotá en la primera administración de Antanas Mockus, se propuso montar una estructura fiscal y financiera que asegurara la sostenibilidad de la ciudad durante por lo menos 15 años. Desde la Consejería en Región y Competitividad en el nuevo gobierno de Mockus, su preocupación fue llevar el tema de la región a las agendas de los gobiernos locales y departamentales, de la academia y del sector privado para definir un rumbo conjunto entre Bogotá y Cundinamarca. Ahora, desde Planeación Distrital, su reto es convertir a esta entidad en una Secretaría de Planeación y Competitividad, que mire la ciudad integralmente y la proyecte al futuro.



"Planeación debe dejar de ser una entidad dedicada a ejecutar acciones y trámites, para convertirse en una entidad pensadora, en la unidad central del cerebro de la administración, donde se fijen las grandes políticas de desarrollo de la ciudad", explica Saldías.



Por eso, tramita actualmente ante el Concejo una iniciativa para transformar Planeación de un departamento administrativo en una secretaría, lo que le daría los instrumentos para convertirse en un desarrollador de política. Pero aun si esta iniciativa no progresa, Saldías está empeñada en montar el esquema para que Bogotá se empiece a pensar en una forma integral y no solo en una forma física, de ciudad urbana. "Hay que comprender Bogotá desde el punto de vista físico, pero también social, económico y ambiental", señala.



Por eso, no le han importado las críticas que se le vinieron encima por no aprobar la reglamentación del uso del suelo para el norte de Bogotá, lo cual ha congelado inversiones por $250.000 millones. Antes de tomar esa decisión, Saldías necesita conocer los impactos económicos y sociales de la norma, y no solo los urbanísticos. Ese es el gran cambio que está proponiendo. Entender la ciudad integralmente y proyectada al futuro.



La otra preocupación de Saldías es la competitividad. Por eso, acaba de realizar la "Semana de la Productividad" en Bogotá, un evento en el cual ciudadanos, sector público, privado y academia reflexionaron sobre las distintas formas de hacer productiva a la capital desde el tiempo libre, lo doméstico, lo empresarial y el uso y la construcción de la ciudad.



"Si no pensamos hoy cuántos vamos a ser en 20 ó 25 años y dónde va a estar localizada la población racional y productivamente, de qué va a vivir, y cómo se va a conectar para que todo fluya bien, el futuro nos va a desbordar", señala.



Aunque el tema de la productividad no es nuevo, es la primera vez que aparece en forma explícita en el plan de desarrollo. De ahí que el gobierno distrital esté asumiendo en forma directa su responsabilidad como creador de condiciones para que se den garantías de desarrollo económico, pero no solo en la parte empresarial sino en la doméstica y la social.



Aunque Saldías es manizaleña, es una de las personas que mejor conocen a Bogotá. Y su visión de la ciudad, desde los aspectos fiscal, de ejecución, físico y regional, es su mejor herramienta para asumir el reto de convertir a Planeación Distrital en un verdadero gestor de políticas a largo plazo para la ciudad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.