Carlos Ferrer

| 10/13/2000 12:00:00 AM

Carlos Ferrer

Cumplió con éxito el desafío de convertir una empresa local de telecomunicaciones, en una global, para luego manejar su fusión con AT&T.

Cargo



Presidente, AT&T Colombia.



Educación



Ingeniero electrónico,

Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín.

Maestría en Telecomunicaciones,

Universidad de Colorado.

Diplomado en Gestión Financiera,

Universidad del Rosario.



Trayectoria



Diseño de redes de telecomunicaciones,



EEPPM (1989-1991). Especialista planeación de telecomunicaciones, EEPPM (1993-1994).



Director proyectos especiales, CELSA, 1994.



Director de Operaciones, Emtelco (1994-1999). Presidente, FirstCom (1999-2000).

Es el actual presidente de AT&T para Colombia.



Status



Casado, dos hijas.





Para Carlos Ferrer,"el principal factor para un mayor desarrollo de las telecomunicaciones en Colombia es que los gerentes y empresarios dejen de percibirlas como un elemento de pura tecnología y las vean más como una herramienta de negocios". Este paisa de 35 años es "el duro" en telecomunicaciones. Ha logrado combinar su formación técnica con una visión global y gerencial, que le ha permitido mantener un claro equilibrio entre todos los elementos que componen el sector. Ha manejado desde los temas más técnicos, es decir, el trabajo con redes y transmisión de datos, hasta los regulatorios y tarifarios y ha liderado importantes procesos de cambio en grandes compañías del sector en momentos fundamentales de su evolución.

Ferrer inició su carrera de telecomunicaciones en EEPPM, en donde trabajó en el diseño de redes. Hizo una maestría en telecomunicaciones que le permitió "tener la sensibilidad y el equilibrio entre los temas regulatorio, administrativo, técnico y financiero". Terminó sus estudios y participó en EEPPM en proyectos de planeación en telecomunicaciones. Ferrer trabajó muy de cerca con el gobierno en todo el proceso de regulación y liberalización de telecomunicaciones y luego se dedicó a trabajar en la reestructuración interna de la compañía en función de la ley 142 de servicios públicos.



En lo gerencial, este ingeniero ha tenido que enfrentar retos muy diferentes. En 1994 entró a Celsa, donde estructuró la división de telecomunicaciones. Luego llegó a Emtelco, una empresa nueva, donde montó desde cero un nuevo proyecto de valor agregado. Pero no hay duda de que durante el último año ha enfrentado el mayor de los desafíos: transformar una empresa colombiana como Teleductos en una gran empresa global como FirstCom y luego entrar en un proceso de fusión con AT&T, una de las compañías de telecomunicaciones más grandes del mundo.



La transición implicó convertir una compañía local, informal y con pocos recursos en una multinacional, con claros estándares de calidad, operación y con resultados muy exigentes. El reto era lograr todo el cambio hacia adentro, manteniendo al mismo tiempo una participación de mercado y un alto crecimiento, o como afirma Ferrer, "un proceso paralelo de desarrollar la empresa, ajustarla a la nueva cultura y estructura, sin afectar el crecimiento de la compañía".



En toda esta "labor", Ferrer asegura que la clave está en tener un muy buen equipo de trabajo que esté convencido del proceso y que no le tema al cambio constante. Lo obsesionan el servicio al cliente, las personas y los resultados. Esto, junto con la tenacidad, la constancia, el amor por el trabajo, el apoyo y la motivación, es la fórmula de éxito, que sin duda le ha funcionado a Ferrer.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.