| 9/14/1998 12:00:00 AM

Carlos Ariel Rodríguez

Un manizalita es el autor del "milagro" que se ve en el hospital El Tunal.

Cargo

Director del hospital El Tunal



Reto

Que al 31 de diciembre de 1998 El Tunal sea el mejor hospital del país.



Talento

Tiene un ojo puesto en la motivación de la gente y otro en el control de costos.



Educación

Médico, U. Libre de Cali; maestría administración de salud; especializado en calidad; diplomado en auditoría médica y alta gerencia en Inalde.



Trayectoria

Director unidad de distrito en Alto Putumayo, director centro de salud Alcalá-Muzú, director hospital Pablo VI de Bosa.



Status familiar

Soltero, con hijos.



Cuando el médico Carlos Ariel Rodríguez Suárez llegó al hospital El Tunal, el 30 de julio de 1997, ese centro asistencial pasaba por una crisis. Tenía un déficit de $5.000 millones, reinaba el desgreño administrativo, el servicio al público era muy deficiente y constantemente se recibían quejas.



Rodríguez, un médico general manizalita de 42 años, quien traía una amplia experiencia en la administración de entidades de salud, diseñó y aplicó un plan de choque: acabó contratos de prestación de servicios, impuso la racionalización de insumos, acabó con las horas extras y los festivos, despidió a empleados ineficientes, remató todos los carros de los funcionarios, reemplazó los celulares y promovió una mejor utilización de los servicios públicos.



La respuesta de los trabajadores fue inmediata: declararon un paro de 10 días. Pero Rodríguez logró convencerlos de que el futuro de la empresa dependía únicamente de ellos y que sólo su trabajo honesto podía sacarla adelante. Así logró diluir el paro poco después de haber empezado. Les prometió que cuando se alcanzara el punto de equilibrio financiero se restablecerían las horas extras y los festivos. Y cumplió lo prometido.



Hoy el ambiente que se respira en el hospital El Tunal es otro. Aunque venían registrándose pérdidas mensuales de $300 millones en promedio, desde mayo de 1998 hay utilidades mensuales de $210 millones. La facturación mensual es de $1.700 millones, mientras que antes se facturaban $170 millones. Antes el 80% de los ingresos provenía de transferencias, hoy el 85% corresponde a servicios prestados. El número de camas pasó de 92 a 147. Los servicios fueron ampliados y ha aumentado notablemente la satisfacción de los usuarios.



¿Cómo logró ese milagro? Rodríguez es un director jovial, dicharachero, de igual y buen trato con todos los empleados, que practica la política de puertas abiertas para atender todas las opiniones, pero es estricto con su trabajo. Entre los empleados tiene fama de ser "mano de hierro" a la hora de los resultados. Para lograrlos cuenta con el total respaldo de Beatriz Londoño, la secretaria distrital de salud.



En pocos meses disparó todos los indicadores de gestión hospitalaria y redujo los costos.



El beneficio que han recibido los 1,6 millones de habitantes de la zona es palpable. Y el logro ha sido posible sin aumentos en las tarifas.



Rodríguez dice que se ha impuesto el reto de convertir a El Tunal en el mejor hospital del país al finalizar 1998. Quienes conocen su persistencia y su manera de trabajar dicen que lo va a lograr.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?