Camilo Giraldo

| 2/21/2003 12:00:00 AM

Camilo Giraldo

Desde la gerencia administrativa, ha sido uno de los artífices de la internacionalización de Casalimpia y de la certificación de calidad que le otorgó Bureau Veritas.

Cargo

Gerente administrativo, desde hace 24 años.

Educación

Mercadotecnista, Inuniversitas.

Economista, Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Trayectoria

Toda su carrera ha sido en la empresa: empezó como mensajero, pasó por los cargos de supervisor y cotizador, hasta llegar a la gerencia.

Status

Casado, 3 hijos.



Este hombre ha sabido combinar las dos cosas que más ama: el trabajo y el compartir en familia. Por eso, después de dedicarle más de 26 años de su vida, Camilo Giraldo ha convertido su empresa en su propia familia. Precisamente, para él, una de las claves de su gestión es hacerle sentir a todo el personal que es parte de una gran familia, la familia Casalimpia.

Gracias a su gestión, que ejerce conjuntamente con su hermano Alberto, esta empresa familiar con 43 años en el mercado ha logrado que Bureau Veritas le dé una acreditación internacional por su calidad en la prestación de servicios de aseo, mantenimiento y cafetería. "Las exigencias actuales nos hicieron entrar en el proceso de calidad, ya que muchos de nuestros clientes exigen que sus proveedores estén certificados", comenta Giraldo.

Este proceso de acreditación implicó muchos sacrificios para la compañía, en tiempo, capacitación y compromiso de todo el personal. "Mientras la empresa seguía su curso normal, había que sacar un 30% adicional para desarrollar el proyecto. Además, nos empeñamos en motivar al personal y mostrarle las ventajas y beneficios de la certificación. La respuesta de todos, en especial las 5.200 personas que conforman el personal operativo, fue especial; todos pusieron mucho empeño en el proceso", explica.

Si bien mantener una posición de liderazgo fue una razón importante para certificarse, el proceso de internacionalización que la compañía empezó le dio el impulso final. Desde el año 2000, Casalimpia comenzó un proceso de expansión para explorar los mercados internacionales. Ese mismo año abrió 2 sucursales: una en Miami, Estados Unidos, y otra en Quito, Ecuador. Como dice Giraldo, con la certificación entrará más fácilmente a otros países.

Tanto la certificación como la internacionalización de la empresa les han dejado muchas lecciones. Por una parte, el proceso de certificación les enseñó que podían hacer el trabajo más ordenadamente, con mayor efectividad, en un menor tiempo y costo. La entrada a nuevos mercados, además de ampliar su visión sobre las posibilidades de negocios existentes en otros países, les dio mucha experiencia. "Una de las cosas buenas fue el aprendizaje y la apertura de nuevas ventanas, de tal manera que en este momento estamos en el proceso de empezar a trabajar en el mercado de franquicias", comenta Giraldo.

En efecto, el objetivo que se ha trazado Giraldo es ampliar la cobertura y operación de la empresa con la venta de franquicias dentro y fuera del país: "En 5 meses, estaremos negociando las primeras franquicias. El objetivo es establecernos en las ciudades donde no tenemos operación. En cuanto a los mercados internacionales, la meta es abrir una sucursal en Guayaquil, Ecuador, otra en Panamá y luego en Perú".
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.