| 1/19/2007 12:00:00 AM

Bernardo Calvo Isaza

Hace apenas unas semanas, asumió como responsable de la operación de la multinacional Monsanto en 24 países de América Latina. Su reto será impulsar nuevas estrategias de negocios y de comercialización de los productos de la compañía, ante un cambio en las tendencias alimentarias y en el desarrollo de nuevos combustibles.

"En los próximos años, los países de nuestra región se van a ver en la necesidad de incrementar sus áreas de producción y la productividad de cada hectárea en diferentes cultivos, como el maíz. El boom del etanol en el mundo y el cambio de las tendencias alimentarias en China son algunos de los motores que impulsan estas necesidades y es ahí donde es clave entrar con nuestros productos". Así describe Bernardo Calvo el reto que tiene enfrente, al ser nombrado como director general de la multinacional Monsanto para 24 países de América Latina.

Monsanto es uno de los principales abastecedores de productos y soluciones tecnológicas para la industria agrícola en el mundo. Las semillas, agroquímica y biotecnología son sus tres segmentos de negocio y, ahora, Calvo tendrá que impulsar nuevas estrategias de negocio en Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y los países del Caribe (conocida como la región Cancar), en la nueva coyuntura.

El caso de Calvo es uno de los más interesantes en la promoción laboral. Es ingeniero industrial y economista de la Universidad de los Andes. Al graduarse, trabajó algunos años en banca de inversión, en donde tuvo la oportunidad de participar en la valoración de empresas como ISA. Ingresó a Monsanto en Colombia en 2001, como analista de negocios para la Región Andina. Un año más tarde, fue promovido como gerente de la división de crédito, tesorería y logística, donde estuvo tres años. En 2005, se trasladó a Monsanto Guadalajara, en México, como gerente de la planta de Nextipac. Aunque no tenía conocimientos en agronomía, logró incrementar la productividad en campo en 30% y en la planta en 50%. Su último cargo, antes de asumir la dirección general, fue la gerencia comercial de la región Cancar.

Entre las estrategias de Calvo en su nuevo cargo, está el desarrollo de productos de última tecnología que deben ser adaptados a cada región y que permitirán la mejora en productividad y calidad de vida de los agricultores. Para esto, la compañía invierte US$2 millones diarios en tecnología e investigación en el mundo. Por el momento, Colombia es el único país que tiene aprobados los proyectos de biotecnología y es líder en estos avances, gracias al apoyo del gobierno. Sin embargo, hay un esfuerzo importante de Perú y Venezuela y se espera que este año se incrementen las inversiones en estas tecnologías en la región. Adicionalmente, desde 2004, la empresa viene desarrollando tres proyectos de responsabilidad social empresarial. El principal es Campo Unido, en donde se enseña a los agricultores técnicas de siembra, manejo de sus finanzas y se brinda educación para sus hijos.

A sus 33 años, Calvo enfrenta un gran reto pues la compañía ha tenido un crecimiento anual sostenido de 20% y las ventas se sitúan en US$250 millones. En el largo plazo, este bogotano afirma que quiere continuar en la compañía por muchos años más, pues para él es la mejor empresa para trabajar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?