| 8/3/2007 12:00:00 AM

Andrés López

Andrés López Valderrama, actual presidente de Corferias, es un ejecutivo que está liderando la transformación de esta institución en el centro de negocios más importante de América Latina.

Desde su llegada a la entidad, Andrés López Valderrama se planteó tres grandes retos en los cuales está trabajando arduamente para que Corferias, el recinto ferial, se convierta en un centro estratégico y empresarial de talla mundial. "Estamos trabajando en torno a la modernización de Corferias como centro de negocio, la internacionalización de nuestra actividad y en una profundización de la dinámica de innovación".
 
Bajo su gestión, lograron la modernización, estandarización de calidad y certificación de procesos de realización de ferias, congresos y ruedas de negocios en Colombia, Alemania y Estados Unidos. "Estas certificaciones son una señal de confianza, calidad y de que por encima de todo, lo más importante es el cliente", indica López. El directivo enfatiza la importancia que obtiene Corferias al apoyar las necesidades del sector empresarial, donde se garantice una mayor presencia de expositores extranjeros y compradores internacionales en los eventos.
 
De tal manera, en el tiempo que lleva a cargo de la entidad, se han realizado siete nuevos eventos, además de las treinta tradicionales ferias que se realizan cada año. Dado que Bogotá no tenía una plaza textil, se creó el Salón Textil, el Salón Inmobiliario; el Salón del Mueble y Decoración, una muestra de las opciones de diseño colombiano y el Congreso Mundial de Servicios, que incluía discusiones y presentaciones sobre los adelantos del tema en el mundo, por mencionar unos cuantos. Los resultados no se han hecho esperar, pues en muy corto tiempo el crecimiento de la utilidad neta fue 40% en 2006 y en el tema de compradores profesionales nacionales aumentó 70%.

La experiencia académica y laboral de este abogado de la Universidad del Rosario son indicadores de su preparación y excelencia. Fue un estudiante sobresaliente y recibió la distinción de Colegial, mención que reciben los 15 mejores estudiantes de toda la universidad. Realizó una especialización en derecho financiero en la misma universidad, donde se graduó con honores y empezó su vida laboral en la firma Rodríguez, Azuero y Asociados.
 
Durante este periodo, destaca que lo más importante fue haber entendido la relación empresarial con el sector financiero, al igual que la creatividad que implica innovar e inventar nuevos instrumentos que sean herramientas que se ajusten a las necesidades de este cambiante sector. En 2000, a sus 25 años, se vinculó a la Cámara de Comercio de Bogotá como vicepresidente jurídico, donde obtuvo la certificación del registro público bajo la norma ISO 9001 versión 2000.
 
Hacia mediados de 2001, asumió la vicepresidencia ejecutiva, época en la cual completó un MBA en la Universidad de los Andes y en donde, de la mano de la presidencia, trabajó en torno a la implementación de un sistema de gestión para administrar la Cámara como una empresa de clase mundial. Después de un proceso que duró casi cinco años, obtuvieron el Premio Colombiano a la Calidad.
 
López cuenta que "la experiencia que obtuve en la Cámara de Comercio, es evidencia de que parte del éxito organizacional está en la formulación de procesos que garanticen calidad, para dar un carácter de confianza y superación de expectativas de los clientes".

Sin embargo, los retos continúan. Este ejecutivo considera que "hay que proveer un desarrollo empresarial, aumentar la competitividad y fortalecer su productividad bajo un ejercicio de responsabilidad social. Es así como, bajo el esquema de formación de equipos para la consecución de grandes visiones, se realizará próximamente la feria Colombia Responsable, enfocada hacia los temas de responsabilidad social empresarial y el año entrante la primera Feria Internacional del Medio Ambiente".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?