| 11/9/2007 12:00:00 AM

Andrés Escobar

Es el gerente general de Viviendas Planificadas. Gracias a su gestión, esta empresa incrementó sus ventas en 60% en 2006 y espera consolidar proyectos constructores que hagan de Bogotá una ciudad estratégica en América Latina.

Andrés Escobar asumió el reto de darle nueva vida a la empresa constructora de la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, Viviendas Planificadas S.A., después de un largo periodo de letargo constructor por la crisis que experimentó el país.
 
El auge de esta compañía fue en las décadas del sesenta, setenta y ochenta, donde se construyeron alrededor de 45.000 viviendas en urbanizaciones emblemáticas como Villa del Prado, Villa del Río y Villa de Magdala. A partir de un nuevo enfoque estratégico, Escobar explica que además de la construcción de vivienda están desarrollando proyectos como centros comerciales y empresariales.
 
"Hace un mes lanzamos el proyecto Centro Mayor, el centro comercial más grande de Colombia y quizás de Latinoamérica, pues será de 88.000 m2 en área comercial y 190.000 m2 de área construida", explica el directivo. Este proyecto estará ubicado en el sur de la ciudad, tendrá las primeras tiendas de la cadena Paris, del grupo Cencosud y será una inversión del orden de US$148 millones.
 
Empezaron con el pie derecho, pues en menos de un mes han vendido 70% del proyecto y cubrirá las necesidades de entretenimiento y comercio de la zona más poblada de la capital que no contaba con un centro de tales características.
 
En la búsqueda de aspectos diferenciadores, Escobar explica que están desarrollando un complejo empresarial de diez torres que contará con toda la tecnología para ser un centro de negocios competitivo, incorporado con la ciudad por medio de una creativa integración urbanística. A su vez, cuenta que están regresando a la construcción de vivienda con una nueva urbanización y son parte de una alianza estratégica con Pedro Gómez y Cia S.A. en un centro empresarial que será primero en su clase.

Este ingeniero civil de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, realizó luego una maestría en la Universidad de los Andes. El punto de amarre entre las dos carreras fue la evaluación social de proyectos. Por muchos años trabajó en esta área y en proyectos de construcción independiente.
 
En su experiencia laboral, tuvo la oportunidad de trabajar en el Departamento Nacional de Planeación, como jefe de la unidad de desarrollo urbano y la división de vivienda y en el Ministerio de Desarrollo como director de vivienda. En estos cargos, resalta, conoció a fondo la dinámica y problemática del desarrollo social y de vivienda. Años más tarde, fue el primer gerente y organizador de Metrovivienda, una empresa industrial y comercial del Distrito, encargada de la urbanización y venta del suelo para vivienda de interés social.
 
"El trabajo en Metrovivienda se concentró en la gestión del Estado en un segmento social al que el sector privado no llegaba, a través del desarrollo urbanístico", explica. Por medio de un intercambio entre el sector público y privado, se construyeron barrios enteros en Usme, Bosa y Kennedy. Escobar resalta que fue una experiencia muy enriquecedora al estar en contacto permanente con la ciudad y sus necesidades.

Para este ejecutivo, una premisa clave es rodearse de personas que sepan más que él. Es por eso que desde que asumió la gerencia general de Viviendas Planificadas, ha trabajado en conjugar la experiencia acumulada de la organización, con los nuevos sistemas de comercialización y construcción. Espera que el próximo sea el año en que se pueda desarrollar la mayor cantidad de proyectos.
 
"El siguiente paso es continuar aprovechando el talento humano, los recursos financieros y el conocimiento de esta organización, para dejarle a la ciudad unos proyectos que sean un orgullo para todos", concluye Escobar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?