| 5/11/2007 12:00:00 AM

Amaury de la Espriella

En los 11 meses que lleva como presidente de Terpel, ha dado fuertes pasos hacia la internacionalización de la compañía con la compra de operaciones en Ecuador y Panamá. Y tiene más países en la mira.

Amaury de la Espriella maneja la primera compañía colombiana privada en cuanto a ventas. En 2006, Terpel obtuvo ingresos operacionales por $4,6 billones, 16,1% más que el año anterior, y logró sobrepasar a la multinacional ExxonMobil.
 
Aunque solo lleva 11 meses en la presidencia, ha logrado hacer una transformación profunda en la compañía, al llevarla a explorar mercados fuera de la frontera colombiana.

El año pasado Terpel entró al mercado ecuatoriano con la compra de 65 estaciones de servicio, donde logró crecer 10% y mantener una participación del 8%. Recientemente, adquirió en Panamá las estaciones de servicio Accel, una red de 53 estaciones de servicio distribuidas en Ciudad de Panamá que tiene el 12% del mercado de ese país.
 
"En estos proyectos hemos invertido alrededor de US$70 millones y esperamos poder entrar a nuevos mercados como el de Perú, Chile y México", comenta el directivo. Como el mayor distribuidor de combustible automotor en el país con el 37,4%, quiere aumentar su participación en el mercado de combustible de aviación donde ya tiene el 45%. Aunque en el sector de los lubricantes hay un amplio trecho por recorrer, Terpel está dirigiendo todos sus esfuerzos para competir agresivamente con las marcas más posicionadas.

Una de las pasiones de este administrador de empresas de la Universidad del Norte de Barranquilla, son las finanzas. Se especializó en gerencia financiera, en el Netherlands International Institute for Management y sus ganas de continuar complementando su formación académica lo motivaron a completar el Executive MBA de la Universidad de los Andes.
 
"El MBA no fue fácil, pero siempre quise hacerlo y era un aprendizaje que soñaba por tener. Retomar el estudio fue emocionante, y en especial, el aporte y la interacción que se obtiene con personas que tienen tanto conocimiento y experiencia", cuenta de la Espriella.

La preparación es una de las premisas claves para lograr su propósito de hacer de Terpel una empresa aún más competitiva y fuerte a nivel internacional. De esta manera, está liderando el Proyecto de Consolidación Organizacional, PCO, donde aspira a facilitar y hacer accesibles los sistemas de información de la empresa para sus clientes, proveedores y al interior de la organización.
 
Sin embargo, de la Espriella está seguro que para superar las utilidades en más de $100.000 millones, debe contar con un equipo de trabajo comprometido, dispuesto, motivado y enfocando hacia el logro de volver Terpel una "compañía de clase mundial".
 
El reto que le espera es la inversión de US$50 millones, con el fin de mejorar las estaciones de servicio, preparar las plantas para la mezcla de biodiesel y alcohol carburado, además de aumentar la cobertura de combustible de aviación en los principales aeropuertos del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?