Alex Bustillo

| 6/28/2002 12:00:00 AM

Alex Bustillo

Sus investigaciones en control biológico de plagas, le han dado una solución económica y ecológica al agro. La CAF reconoció su esfuerzo.

Cargo actual

Director del grupo de Investigaciones de Manejo Integrado de Plagas de Cenicafé.



Educación

1969, Ingeniería Agrónoma, Universidad de Palmira.



1974, Maestría en Entomología, Universidad de Wisconsin.



1983, Doctorado en Entomología, Universidad de Florida.



Trayectoria

Centro Nacional de Investigaciones de Café, Cenicafé, Federación Nacional de Cafeteros, coordinador programa de Biología, 2000 hasta el presente.



Centro Nacional de Investigaciones de Café, Cenicafé, líder disciplina de Entomología, Chinchiná, 1990 hasta el presente.



Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. Jefe sección Entomología "Tulio Ospina", Medellín, 1969-1990.



Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. Sección de Entomología, Natagaima, Espinal, Tolima, 1968.



Status

Casado y dos hijos.



Cuando Alex Bustillo va por la calle parece que, como cualquier otro transeúnte, estuviera pendiente de lo que pasa en el macroambiente que lo rodea. Pero no es así: 33 de los 56 años de su vida dedicados a entender a los insectos han hecho que la atención diaria de Bustillo esté en la exploración de ese fantástico micromundo del ecosistema.



Y no es para menos. Gracias a los insectos ha disminuido la broca en los cafetales colombianos de 16% en 1994 a un nivel menor al 2% para el 2001 (medido en las cargas de café que llegan a Almacafé), lo que representa un ahorro anual de US$78 millones para el sector cafetero. De este trabajo se benefician más de un millón de familias campesinas del país, usuarias de una tecnología económica y ecológica en el control de plagas de los cultivos.



Su investigación, en un país donde el agro pesa tanto en el desempeño económico, fue objeto de un reconocimiento internacional por parte de la Corporación Andina de Fomento (CAF) en su más reciente versión del premio a la investigación tecnológica en el agro. Bustillo fue escogido entre investigadores de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Los grandes hallazgos de sus investigaciones han permitido no solo establecer programas de manejo integrado de plagas en cultivos de coníferas (ciprés, pino), maíz, papa, flores y café, sino que se han traducido en una reducción de los costos de producción y una racionalización del uso de agroquímicos para evitar la contaminación y daños al ecosistema.



"Una plaga se presenta por un desbalance biológico, pues sus enemigos están en desventaja. Se trata entonces de producir insectos benéficos que ayuden a restablecer el equilibrio", comenta Bustillo. En los 20 años que estuvo con el ICA sobresalen sus trabajos en protección y conservación de bosques. En su laboratorio desarrolló insectos que atacan los huevos de los gusanos defoliadores (destructores de bosques) e introdujo en cooperación con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos una avispita para los mismos efectos. Este trabajo, además de ser galardonado en su época por la Fundación Alejandro Angel Escobar (Premio Nacional de Ciencias), fue honrado con la distinción Outstanding Contribution Award, del Forest Insect Work Conference.



Sin embargo, no cabe duda de que los resultados más significativos de las investigaciones de Bustillo se aplican al cultivo del café, pues permiten a los caficultores producir café tipo Federación para exportación sin necesidad de acudir al uso irracional de insecticidas. Al mando del Grupo de Investigadores de Cenicafé (Centro de Investigación Tecnológica del Café), este entomólogo desarrolló e implementó el programa de manejo integrado de la broca del café, que plantea el control biológico de la broca por medio de avispitas y hongos. Además de constituirse en un manejo netamente ecológico de la plaga, el procedimiento combina el empleo de prácticas agronómicas, que pueden ser utilizadas a costos muy razonables en comparación con los costos ambientales y económicos de los insecticidas.



Y mientras el resto de los mortales seguimos preocupándonos por los sucesos macro que impactan el gran ecosistema, Bustillo sigue sumergido en el fascinante micromundo de los insectos, donde estos diminutos animalitos han representado gigantescos beneficios a nuestra economía.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.