Revista Dinero

| 11/24/2012 10:00:00 AM

Tiro por la culata

Antes de recomendar un amigo o un familiar para un trabajo, piénselo dos veces. Está en juego su credibilidad profesional.

Recomendar un amigo para un trabajo es un favor simple y aparentemente necesario en un mundo tan competitivo como el de hoy, en el que las palancas siguen siendo la llave de entrada a muchas empresas. Sin embargo, algo tan sencillo puede terminar siendo muy riesgoso, tanto en el frente laboral como en el personal.

Si su recomendado no termina siendo tan bueno como usted lo había anunciado o resulta una persona problemática, su credibilidad profesional va a estar en duda y en el futuro será muy complicado que le vuelvan a creer cuando recomiende a otra persona. Paralelamente, cuando se presentan este tipo de situaciones, es muy factible que su amigo o familiar termine peleando con usted, bien sea porque no lo respaldó, en caso de que trabajen juntos, o bien porque usted no lo volverá a recomendar en el futuro.

No obstante, como es difícil negarse a este tipo de favores –que usted también podría pedir en cualquier momento de su vida laboral–, Dinero le brinda algunos consejos para que su palanca sea efectiva y no lo hagan quedar mal.

Lo primero que debe analizar es qué tanto conoce a su posible referido. Pregúntese si es una persona trabajadora, inteligente y confiable; en especial si lo va a recomendar para que trabaje en su misma empresa o en su círculo profesional, pues es allí donde lo van relacionar con usted. Como es factible que su relación solo sea social y no laboral, pídale la hoja de vida y estúdiela antes de entregarla a su contacto en el departamento de recursos humanos.

Si quiere ir a la fija y conocer sus habilidades laborales, llame a algunos de sus antiguos empleadores y pregúnteles cómo les fue con su amigo. De esta manera estará seguro de no poner en riesgo su reputación. Otra clave recomendada por portales como Careerbuilder.com consiste en evaluar la personalidad de su amigo para saber si encaja en el ambiente laboral al que lo está recomendado. “Si entra a trabajar con usted y termina siendo una persona conflictiva o una mala influencia, es probable que su jefe lo culpe a usted por haberlo traído a la empresa”, afirma el portal.

También es bueno que piense si se va a sentir cómodo trabajando con su amigo, sobre todo si va a quedar bajo sus órdenes. Si siente que su amistad o relación familiar se va a afectar, es mejor que pase por la pena de negarse a recomendarlo. Otro escenario a tener en cuenta, es que su amigo resulta siendo muy bueno y en pocos años termina siendo su jefe, ¿estaría usted preparado para eso? O, incluso desde el punto de vista social, podría terminar siendo más querido por sus compañeros de trabajo.

La rivalidad es un factor común en los ambientes laborales, pero no en las relaciones de amistad o familiares y podría convertirse en un elemento de conflicto.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×