| 8/24/2014 3:12:00 PM

¿Sobrecalificado?

Conozca las señales que indican que un colaborador no está en el puesto ajustado a su perfil y cómo aprovechar su potencial.

Falta de inspiración, no mostrar interés en los desafíos que le impone el cargo y sentirse aburrido en la oficina son señales de alerta para una organización. Esto puede indicar que un colaborador es demasiado inteligente o que está sobrecalificado para su cargo.

Liz Ryan, CEO del portal Human Workplace, asegura que si bien algunas organizaciones consideran que esta situación no es negativa, a futuro puede convertirse en frustración para los colaboradores, especialmente si las empresas no aprovechan su conjunto de habilidades o no les asignan proyectos desafiantes.

Uno de los errores más comunes, según Adriana González Villaquirán, senior associate de Mercer, es que se suele confundir a la persona y el cargo y es ahí donde las organizaciones tienen más complicaciones para diferenciar el desempeño de una persona, sus competencias y su potencial.

“Un cargo es la unidad mínima de una organización. La estructura determina en cada nivel y cargo qué cosas se requieren de las personas que lo ocupan. Estos colaboradores se diferencian, –entre otras razones– por su perfil, el nivel de autonomía, su visión de futuro y su capacidad de identificar necesidades de mejora, entre otras”, señala la experta.

Dinero le cuenta qué señales que pueden evidenciar esta situación en algún miembro de su equipo de trabajo y cómo explotar su potencial.

1| Aburrimiento. Este es el primer indicador de que una persona es muy inteligente para su trabajo. Si un colaborador se muestra decepcionado por los proyectos desarrollados, se le dificulta concentrarse y pierde el foco de sus responsabilidades, es posible que esté en el “puesto equivocado”. Asignarle proyectos desafiantes servirá para aprovechar su potencial.

2| Caja de ideas. El trabajo debe proporcionar una oportunidad para intercambiar ideas y darles forma a las mismas, por lo tanto, es una mala señal si esta situación no se presenta o si el colaborador siente que sus propuestas no van a ninguna parte. Generar espacios donde se pueda aprovechar su capacidad intelectual resultará clave.

3| El jefe no lo valora.. Si el trabajador no encuentra en el jefe a un líder que valore su trabajo o siente que no tiene que aprender de él, puede sentir que su carrera se frena. Dirigir este talento hacia proyectos ambiciosos genera un gana-gana.

4| No se confunda. Es distinto un colaborador sobrecalificado a uno con gran potencial. Este último tiene la oportunidad de desarrollar sus capacidades a niveles superiores y la posibilidad de ocupar cargos con mayores responsabilidades. El reto de la gestión del talento es lograr tener a la gente correcta en el puesto adecuado en el momento correcto.

5| Mejore el análisis. En muchos casos las empresas contratan personas sobre o subvaloradas para un cargo sin hacer un análisis de las consecuencias que ello implica. Un profesional subvalorado no estará motivado para desempeñar su cargo eficientemente, y uno sobrevalorado no tendrá las calificaciones requeridas, dice Pedro Espinosa López, gerente de Search & Slectione.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?