| 11/9/2017 12:01:00 AM

Los riesgos de ser feliz en el trabajo y cómo afrontarlos

Si se siente feliz en el trabajo procure no estancarse, reinvéntese y agregue valor a sus funciones diarias.

¿Quién no quiere ser feliz en el trabajo? Esta tal vez puede convertirse en una de las mayores expectativas y obsesiones a la hora de buscar un empleo; pues hace parte de los sueños de cualquier persona.

Sin embargo, puede que esta no sea siempre la mejor decisión. Hay quienes consideran que las personas que centran sus objetivos en ser felices en el trabajo muchas veces pueden limitarse en el logro de metas o crecimiento profesional si no se esmeran por darle valor y renovarlo cada día.

Le recomendamos: La razón de estar aquí

Un artículo del diario Expansión de España indica que, por definición, una compañía no está para hacer feliz a la gente, aunque sí debe preocuparse por el respeto y el cuidado de los empleados y que estos puedan desarrollarse profesionalmente.

Laura Alba, senior HR Business Partner de Michael Page, considera que, si bien el concepto de felicidad, así como su relevancia dentro de las organizaciones ha venido evolucionando, no es que pueda implementarse ni vivirse en todo tipo de compañía. “Se ha comprobado a través de diferentes estudios que la productividad es proporcional a la felicidad de los colaboradores; sin embargo, este concepto de felicidad en el trabajo no responde únicamente a un individuo sino a un colaborador parte de una compañía”, dice.

No se pierda: Las empresas con los mejores beneficios para sus empleados

En su concepto, es importante que el tema de conseguir la felicidad en el trabajo no se vuelva una obsesión, ya que, así como otros aspectos de la vida, el trabajo es un ambiente cambiante, que tiene sus aspectos negativos y positivos. Algunos tips sobre el tema.

Opinión experta

Laura Alba - Senior HR Business Partner de Michael Page

La felicidad está conectada con el amor por lo que se hace y la contribución de las empresas en este aspecto es propiciar aquellas condiciones de trabajo necesarias que le permitan al trabajador desempeñar sus funciones con gusto. El liderazgo juega un papel fundamental, ya que la felicidad del colaborador solo se encontrará en la medida en que los directivos lo consideren como el eje fundamental.

Julián Sopó - Gerente nacional de consultoría de Adecco

Debemos definir la felicidad laboral como la capacidad de disfrutar el rol en una empresa, de lograr conectar la capacidad personal con el quehacer laboral. Es un estado de transición que el individuo debe hacer conscientemente, valorarlo, apreciar el momento y gestionar la búsqueda de un nuevo momento. Sin embargo, nuestra experiencia nos permite determinar que asociar estados de felicidad a estancamiento laboral o pérdida de foco en el desempeño no muestran una correlación determinante.

1| Reinvéntese. Es bueno estar en guardia de forma permanente para no quedar desfasado o fuera del mercado. Conviene interesarse por nuevos retos y desafíos del sector o de la profesión y formarse continuamente.

2| No caiga en zona de confort. Aunque el trabajo que se tenga esté bien y satisfaga los intereses de las personas, es importante entender que hay factores que cambian el mercado, los planes de las propias empresas e incluso los personales, por lo que es necesario estar siempre en la búsqueda de nuevas oportunidades.

3| No todo es trabajo. Ser feliz en el trabajo es clave, sin embargo, antes que profesional se es persona, entonces puede resultar perjudicial pensar que la mayor felicidad es el trabajo, pues esto puede generar desequilibrios en la vida. 4| Proyecto de vida. Es importante que el trabajo que le hace feliz esté alineado con su proyecto de vida, pues es determinante alcanzar los planes personales, ya que solo de esta manera se conseguirá la verdadera felicidad.

Le podría interesar: El secreto de la felicidad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.