| 7/10/2013 6:00:00 PM

Renuncie bien

Consejos para escribir una carta de renuncia. No puede ser una lista de agravios, ni la oportunidad para saldar cuentas. Debe ser un texto concreto y corto. Indispensable, la fecha de retiro.

Dejar un trabajo no es tarea fácil, así el empleado esté lleno de motivos. Ya sea porque está aburrido en su cargo actual o porque decidió cambiar de puesto para aprovechar una mejor oportunidad, esta transición no es sencilla.

Quizás uno de los aspectos más complicados cuando se deja un cargo tiene que ver con la elaboración de la carta de renuncia, pues pese a ser un documento sencillo, también resulta un buen indicador del profesionalismo de quien la escribe.

Por eso, si ya tomó la decisión de hacer una transición en su carrera, lo mejor es elaborar una buena carta de renuncia. La principal recomendación al redactarla es no dejarse llevar por la emotividad y recodar que siempre es mejor dejar las puertas abiertas; en especial, si se planea seguir trabajando en la misma industria.

Expertos consultados por el portal Business Insider aconsejan que la carta sea breve y amable, así usted esté resentido con la empresa o con su jefe. Hay que centrarse en lo positivo y dejar de lado las emociones. Puede comenzar agradeciendo la oportunidad que le dieron al contratarlo en la empresa o por lo aprendido durante el tiempo que laboró allí.

No es recomendable ser muy explícito con respecto a las razones de la renuncia, lo mejor es referirse solo a los motivos positivos para el cambio, por ejemplo, que se va porque tiene una oportunidad de crecimiento profesional.

Solo si usted siente que es apropiado mencionar cuál será su nuevo puesto, póngalo en la carta, pero sin dar muchos detalles –como es el caso de quienes crean una empresa relacionada con la industria que dejan–.

Lo que nunca debe hacer es expresar sentimientos negativos en una carta de renuncia. No sirve para nada pues usted se va y la situación que le molestó no va a mejorar y, por el contrario, pone en entredicho su profesionalismo. Además, es una prueba de que usted tiene problemas de comunicación y no los pudo resolver antes de renunciar.

La vida da muchas vueltas y en el futuro le pueden salir caras las ofensas que escribió en una carta de renuncia. Pocos van a querer dar referencias suyas o hacer negocios con usted, si la huella que dejó fue la del empleado que renunció insultando al jefe.

No al irrevocable

César Escobar, coach laboral de la firma 48 Días Colombia, dice que su experiencia le ha demostrado que aquellos que escriben que su renuncia es irrevocable, son los que se quieren quedar y están buscando aumento. “Irrevocable es una palabra fuerte y agresiva y no hay necesidad de utilizarla, decir que se renuncia es suficiente”, agrega.

También aconseja poner en la carta la fecha en la que dejará el cargo, para no causar traumatismos en la empresa y en este aspecto recomienda ser decente. Menos de 15 días es terrible para la empresa y le resta a la imagen de la persona que se va, pues muestra que no es confiable. “Cuando el nuevo empleador lo afana a uno para que se vaya, es necesario conversar con el jefe para saber si se puede dejar el cargo en tan corto tiempo y, si es el caso, negociar una semana de media jornada en el nuevo puesto y media en el antiguo, hasta que quede clara la transición. Lo importante es no dejar el puesto botado”.

Así que, si está en plan de irse, aproveche la vitrina que le da la carta de renuncia. Solo es cuestión de ser concreto y nada emocional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?