| 2/19/2014 8:00:00 PM

Me echaron, ¿y ahora?

El retiro inesperado de una empresa siempre causa traumatismo; sin embargo, no todo es malo y hay formas de sacarle provecho. Ventajas del despido.

En 1976 Anna Wintour, –considerada la periodista más poderosa en el negocio de la moda del mundo–, fue despedida de la revista Harper’s Bazaar de Nueva York. Como era muy nerviosa, sus jefes consideraron que no era apta para desempeñar el cargo que ocupaba.

A partir de ese momento comenzó la reinvención de Wintour y, tras su llegada a la revista Vogue Américas, inició una carrera que hoy la tiene en la cima del periodismo de moda.

Este es uno de los casos más conocidos pero no el único en el que un despido laboral es el comienzo de una exitosa carrera. Para los expertos en este tema, por dolorosa que pueda ser la situación, lo último que se debe hacer es “sentarse a llorar”. Al contrario, lo más probable es que la vida le esté dando una nueva oportunidad.

Juan Carlos Linares, presidente de Lee Hecht Harrison-DBM, empresa especializada en transición de carrera, asegura que el impacto de un despido depende mucho del carácter de la persona, su etapa laboral y qué tan definido tiene su proyecto profesional o de vida. Eso sí, cree que de estos episodios se pueden sacar lecciones, tal como lo han hecho famosos como Steve Jobs, quien a sus 30 años fue despedido de Apple, la misma compañía que él creó y a la que regresó una década después para desarrollar los iPod, iPhone y iPad.

Pablo Londoño, socio de CTPartners, considera que las frecuentes situaciones de despido deben llevar a las personas a trabajar en proyectos que los conduzcan rápidamente a la búsqueda de soluciones y, por qué no, a reinventarse.

Más allá del drama momentáneo, los expertos creen que existen algunas ventajas en ser despedido. Por eso, si usted ya está en esta situación, sáquele provecho a estos consejos, porque también ser despedido tiene sus ventajas.


Buenos consejos

Aproveche la situación para sacar a flote sus virtudes y conocimientos.
1. ¡A decidir!: Para las personas que tienen un proyecto de carrera definido y están acostumbradas al cambio, un despido es un “empujón” para ir tras nuevos objetivos. Es hora de buscar esta empresa en la que siempre soñó trabajar o en otra que, si bien no tenía contemplada, puede brindarle crecimiento profesional.

2. Adiós a la conformidad: Lo mejor de un despido es que saca al empleado de la zona de confort y lo pone a pensar en su futuro. En muchas ocasiones los despidos ocurren porque el trabajador nunca tomó la decisión de dejar la organización en el momento adecuado, pero tampoco dio el rendimiento esperado.

3. Empresario por necesidad: Recibir una indemnización fruto de un despido injustificado –motivado en muchos casos por reestructuración–, es la oportunidad ideal para crear su propia empresa. Esto, más que ser un problema, es una ventaja para esa persona que siempre deseó ser su propio jefe pero nunca tuvo la oportunidad ni los recursos para emprender el reto.

4. Reingeniería interior:
Más que preocuparse por culpar a la compañía o a sus exjefes, un despido brinda la oportunidad de realizar una reingeniería interior que le permita determinar los aspectos en los que pudo fallar, e identificar las virtudes y potencialidades para explotarlos en una nueva oportunidad laboral.

5. Véndase en las redes: Cuando se tiene un trabajo, las personas no se preocupan por mostrarse y mantener actualizada su hoja de vida en las redes sociales. Ante una salida forzada de la empresa, estas herramientas se convierten en aliadas. A través de ellas puede obtener resultados en muy poco tiempo.

6. Finanzas bien manejadas: Quedarse sin trabajo obliga a hacer una planeación financiera. Si usted es de esas personas poco organizadas, estas coyunturas le permitirán aprender a manejar de forma adecuada sus finanzas. Sin duda, iniciará un recorte de gastos y gustos que en ese momento no se puede dar y se aprende rá que los ahorros deben guardarse para usarlos solo en los momentos estrictamente necesarios.

Juan Gómez
Presidente de Estra

“Es importante pensar el para qué y no el por qué. Un despido permite hacer una revisión de la visión y misión personal que le ayudarán a determinar qué es lo que quiere y cómo lo va a lograr. Es importante buscar la felicidad antes que el éxito. También es necesario tomar como base los principios fundamentales de lo que se quiere para no equivocarse”.


Adriana González
Gerente de El Tesoro Parque Comercial -Medellín

“Los despidos son procesos dolorosos. Cuando se trata de una reestructuración, el trabajador tiene la ventaja de ser indemnizado, lo que le puede brindar posibilidad de armar sus propios sueños. Cuando es individual, se produce porque la relación laboral ya se ha desgastado y en muchas ocasiones es lo más sano”.


Álvaro Hincapié
Presidente de Enka

“Las empresas deben realizar un proceso de acompañamiento en la salida de las personas y tener retroalimentación. Pero el extrabajador tiene que hacer un análisis de cuál es el trasfondo de la decisión. Este es un momento para dedicarse a ver en dónde están las oportunidades y cómo convertir la coyuntura en una posibilidad de crecimiento”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?