| 11/14/2014 4:30:00 PM

A dos años de InterBolsa

Un nuevo libro mezcla los perfiles de los involucrados en la caída de InterBolsa y analiza el porqué una empresa que tenía todo para ganar, se derrumbó. Esta es la historia.

Hace dos años llegó a su fin la historia empresarial de InterBolsa, cuando el Gobierno ordenó su liquidación. La noticia cayó como un balde de agua fría en el mercado de valores, pero especialmente entre los inversionistas que depositaron sus recursos en la mayor comisionista del mercado.

Hoy la mayoría de estas personas siguen a la espera de recuperar si no todo, por lo menos una parte de su dinero, mientras los procesos judiciales contra los directivos de la compañía continúan en marcha, lo que hace que el tema no pierda vigencia.

Dada la importancia de esta debacle –una de las mayores de la historia empresarial del país–, la editorial Semana Libros acaba de publicar la obra InterBolsa. La historia de una élite que se creía demasiado grande para caer, escrito por la editora económica de Semana, Gloria Valencia.

Uno de los valores agregados de la publicación está en que no omite detalles sobre lo que ha sido la vida de los protagonistas de esta historia; los directivos y dueños de la compañía que con sus actuaciones generaron el insospechado final.

A lo largo de 232 páginas presenta los hechos que ocasionaron la caída de InterBolsa con un enfoque original: no solo incluye las causas económicas del suceso, también hace un retrato detallado de los protagonistas, lo cual lo hace distinto de los otros que han sido publicados sobre el mismo tema.

La autora construye el perfil de Rodrigo Jaramillo, presidente y fundador de la compañía; de su hijo Tomás Jaramillo; así como también de Juan Carlos Ortíz y Víctor Maldonado, quienes se convierten en los actores principales de la narración.

Analiza también quiénes eran, de dónde provenían, cómo escalaron y cuáles eran sus contactos.

Gloria Valencia –experimentada periodista en temas económicos y particularmente de hacienda pública, banca y mercado de capitales– logró su trabajo luego de realizar una serie de entrevistas con testigos cercanos al caso, quienes con su información le ayudaron a armar el rompecabezas de cómo cayó esta comisionista de bolsa.

Igualmente, analiza el por qué una empresa que tenía todo para ser un ejemplo de éxito –un buen posicionamiento en el mercado, una envidiable lista de clientes y un equipo de corredores de primera calidad–, se dejó tentar por riesgosas maniobras financieras que la llevarían al descalabro final.

Además, plantea una serie de reflexiones para evitar a futuro un desastre como este, y hace un análisis de todos los actores implicados que pudieron haber detenido a esta compañía a tiempo, pero que por diversas razones no lo hicieron.

Durante el presente mes la Fiscalía General de la Nación les imputará cargos a los protagonistas de esta hecatombe del mercado bursátil, de manera que la fecha de publicación de este libro no podría haber sido más oportuna para darle claridad a los lectores de todos los aspectos que motivaron esta noticia económica, una de las más importantes y sonadas de los últimos años.

De esta forma, se reconstruye el caso que puso a temblar al mundo económico y que luego de dos años de haberse desatado, aún sigue dando de qué hablar y que seguro tendrá que pasar mucho tiempo para que los afectados por este doloroso proceso logren recuperarse no solo del golpe económico sino moral.

La publicación hace parte de las primeras obras de Semana Libros, una editorial que ofrece diversidad de textos sobre la vida moderna, análisis periodísticos y obras relevantes y coyunturales en campos como la economía, la educación, el posconflicto y la reconciliación, entre otros títulos de interés.

Adquiera su libro haciendo clic aquí.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?