| 4/17/2013 6:00:00 PM

Olor a éxito

Magnates y políticos en todo el mundo están lanzando perfumes con su imagen y facturando millones con sus fragancias.

La riqueza no solo se puede cuantificar. También se puede oler. Si no, que lo digan algunos poderosos hombres de negocios, artistas famosos y hasta políticos, que han caído en la tentación de crear o promocionar fragancias.

Las principales casas de perfumería conocen bien esta debilidad de los consumidores por imitar el éxito personal o profesional de sus personajes favoritos y, por eso, cada día aparece una nueva estrella que impulsa fragancias entre quienes aspiran a ser como ellos.

Pero también hay quienes les apuestan a los olores que evocan opulencia y poder.

¿A qué huele el poder? Para el millonario Donald Trump, a su perfume. Por eso, de la mano de la casa The Five Star Fragance, lanzó Success by Trump –cuesta unos US$62–, que en sus propias palabras “está basada en algo más que en su nombre y en él mismo. Es el estilo de vida y las aspiraciones que representa: riqueza”.

El vicepresidente de Microsoft, Patrick McCarthy, cree que el éxito hay que vestirlo y usarlo. Por eso, tras encontrar que el olor que más lo exaltaba era el del dinero, decidió ‘envasar’ esta idea. y se asoció con el diseñador de fragancias Larry Murrison para crear un perfume que emite el olor de un millón de dólares, bajo el sello His Money y Her Money, a US$35 la unidad.

La casa de modas Paco Rabanne también le apuesta al poder con su fragancia 1 Million –US$77– que desde 2008 hasta 2012 vendió 23 millones de botellas. Debido al éxito comercial, el año pasado lanzó 1 Million Gold Absolutely –US$120– y se prepara para lanzar ahora 1 Million Intense.

La incursión más reciente es la del presidente de Uruguay, José Mujica, quien accedió a que el artista Martín Sastre capturara la esencia de las flores y hierbas que crecen en su casa para crear el perfume Pepe, cuyas tres unidades se lanzarán en mayo.

Pero, para quienes no buscan el éxito, sino que ya lo poseen, la casa DKNY lanzó Golden Delicious, que cuesta un millón de dólares, su frasco fue diseñado por el joyero Martin Katz y está elaborado en oro y diamantes. Todo un éxito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?