| 5/26/2016 12:00:00 AM

Lo que no se hace en la oficina

Los malos hábitos en las organizaciones pueden causar problemas a los colaboradores e incidir en el desarrollo de las compañías. Estas son las prácticas que deben evitarse.

Todas las personas tienen malos hábitos en la vida laboral, ya sea de manera consciente o inconsciente. En una oficina no falta el impuntual, el que busca que otros hagan su trabajo, el que siempre trata de procrastinar o el renuente a los cambios por falta de preparación o temor a salir de su zona de confort.

Lea también: 7 señales que muestran que un jefe es mediocre

Estas prácticas negativas, si bien no necesariamente indican que una persona es mala en su trabajo, sí generan inconvenientes en los equipos de trabajo que inciden no solo en la reputación del colaborador, sino en el desempeño de la empresa, pues cada empleado es pieza clave en el engranaje del negocio.

Frente a comportamientos inadecuados, Axel Dono, CEO de Hays en Colombia, dice que la mejor herramienta que tienen los líderes es a través del ejemplo. Para este experto, la impuntualidad y el incumplimiento son prácticas negativas muy comunes, aunque no son las únicas. “Si un líder llega tarde a una reunión, luego no podrá exigir a su equipo que llegue a tiempo, y lo mismo, si un líder no cumple con un compromiso, no puede luego exigir que le cumplan”, señala .

Lea también: ¿Quién es un buen CEO?

Para tener en cuenta

Estos son, según los expertos, malas manías que existen en las empresas y deben ser corregidas.

1| No procrastine. Postergar para después las labores que le han sido asignadas es uno de los malos hábitos que deben evitarse en la empresa. No cumplir con las labores en los tiempos previstos puede tener gran impacto en la productividad.

2| Sea eficiente. La desorganización, pérdida de tiempo y hablar demasiado pueden provocar que el trabajador se vuelva altamente ineficiente. Aunque en oportunidades el colaborador no es consciente de esta situación, sus compañeros y jefes sí. Este comportamiento puede afectar el clima laboral.

3| Aprenda a usar las redes. En esta época tan tecnológica, el uso indiscriminado de las redes sociales genera problemas de productividad y se convierte en una de las prácticas más complejas de manejar por parte de los líderes. Los controles generalizados en la organización pueden ser una solución.

María Reina

Consultora en Recursos Humanos

Los malos hábitos hay que cortarlos de manera inmediata y de raíz. Son semillas que hacen daño a la organización, entorpecen el crecimiento y, en especial, el cumplimiento de objetivos. Generalmente estas malas prácticas son resultado de la cultura empresarial y por eso se hace necesario trabajar en ella. Los valores y la cultura de las organizaciones son temas que no se negocian.

Janet Londoño

Vicepresidente Ejecutiva de C.I. Hermeco

Un mal hábito es el ego, que impide aceptar los errores y asumir la responsabilidad y creer que trabajar y construir con otros le resta profesionalismo, son comportamientos que llevan a trabajar en silos, diseñando barreras invisibles que los líderes deben traspasar. Las mejores ideas son aquellas que resultan de un trabajo en equipo en el cual al final no se puede determinar con claridad quién fue el autor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?