| 4/11/2017 6:00:00 PM

Cinco libros imperdibles sobre la historia económica de Colombia

La literatura sobre la historia económica de Colombia está en auge. Los más recientes lanzamientos de cara a la Feria del Libro de Bogotá así lo evidencian.

La economía siempre ha sido parte fundamental de la agenda de los colombianos y su transformación y grandes problemáticas han quedado plasmadas en diferentes obras que reconocidos economistas se han dado a la tarea de escribir y publicar.Temas que van desde un análisis profundo de los problemas y transformaciones de la economía nacional no solo en los últimos años, sino incluso en la época colonial; así como una mirada de la evolución del sindicalismo en el país, hacen parte de esta muestra de obras presentada por grandes economistas colombianos.

En la lista está Eduardo Sarmiento, que analiza, entre otros aspectos, la Ley de Say, que indica que toda oferta crea su propia demanda; José Antonio Ocampo evalúa las enormes transformaciones del país y los problemas que nos han afectado.

Salomón Kalmanovitz, por su parte, recopila sus propios ensayos sobre la historia de la economía, Miguel Urrutia evalúa los desarrollos sindicales y Adolfo Meisel Roca y María Teresa Ramírez evalúan la economía colonial.

También le puede interesar: Los libros para el éxito laboral y personal

Lecturas sobre producción, capital y salario. Bases para una nueva teoría. - Eduardo Sarmiento.

Inspirado en varios trabajos realizados con anterioridad, el autor analiza el cumplimiento y la eficiencia del mercado y la separación entre eficiencia y equidad. Sostiene que la teoría neoclásica no ha logrado desprenderse de la ley de Say: se considera que el aumento de la productividad induce el crecimiento del producto y se manifiesta en una expansión paralela del capital y el trabajo; pero la realidad es distinta. El mercado en los países en desarrollo relega la industria a un segundo plano. El incumplimiento de la ley de Say se manifiesta en déficit en cuenta corriente, bajo crecimiento y retroceso en la distribución del ingreso. Trata de establecer la relación entre los principales componentes de la economía y la distribución del ingreso.

Obra selecta. - Salomón Kalmanovitz.

Reúne los ensayos más influyentes de este economista, los cuales muestran una perspectiva sobre los debates y los paradigmas que han regido la economía colombiana en los últimos 40 años. Analiza la estabilidad financiera por considerar que es relevante en todo momento, pero especialmente durante las crisis económicas que han azotado al mundo.

Le sugerimos leer: Libros para entender el impacto del cambio climático

Historia económica de Colombia. - José Antonio Ocampo.

Presenta una visión global del desarrollo económico logrado por el país desde el periodo colonial hasta nuestros días. Analiza sectores como la agricultura, economía cafetera, minería, industria, comercio exterior, deuda externa y finanzas públicas, entre otros. El libro recoge ensayos de varios autores.

La economía colonial de la Nueva Granada. - Adolfo Meisel Roca y María Teresa Ramírez.

Presenta una serie de estudios sobre los principales aspectos de la economía colonial de la Nueva Granada. Las consecuencias de la conquista y la colonización española iniciadas en las primeras décadas del siglo XVI son el núcleo central de este trabajo.

Historia del sindicalismo en Colombia, 1850-2013.- Miguel Urrutia.

El exgerente del Banrepública hace un análisis de las épocas en que el Estado apoyaba el desarrollo de los movimientos sindicales y también en las que persiguió las luchas obreras. De igual forma, evalúa las causas de la caída en la densidad sindical al tiempo que argumenta por qué es necesario que la sociedad apoye al movimiento sindical.

Lea también: Los 5 mejores libros de negocios

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.