| 2/22/2015 7:00:00 AM

Nominado al Oscar

Alan Turing no es solo uno de los grandes héroes de la Segunda Guerra Mundial, fue además uno de los fundadores de la industria de la informática moderna. Un libro sirvió de base para la película que hoy es éxito de taquilla y una de las más nominadas a la próxima edición de los premios Oscar.

Alan Turing: the enigma. Andrew Hodges.

El mundo del cine está expectante. El próximo domingo 22 de febrero se conocerán los ganadores de los premios Oscar, un espectáculo que año a año reconoce no solo las mejores producciones fílmicas sino a sus protagonistas y directores.

En esta ocasión una de las de mayor número de postulaciones es El código enigma, dirigida por Morten Tyldum y protagonizada por el actor Benedict Cumberbatch.

El filme recibió el reconocimiento en categorías como mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz de reparto, mejor guión adaptado, mejor edición, mejor diseño de producción y mejor música original, y está basado en el libro Alan Turing: The Enigma, escrito por Andrew Hodges.

Hodges –hoy profesor de la Universidad de Oxford– cuenta la historia de vida de este matemático británico, reconocido por haber cambiado la historia de la Segunda Guerra Mundial luego de descifrar los códigos secretos de la Alemania nazi transmitidos a través de la máquina Enigma, posibilitando la derrota del ejército germano.

Narra que Turing, junto a su equipo de expertos, consiguió romper el código que los nazis usaban para sus comunicaciones, incluyendo las órdenes de cada uno de sus futuros ataques. La inviolabilidad de Enigma residía en el hecho de que no se trataba de un código de diseño humano, sino que era generado aleatoriamente por una máquina y modificado todos los días; de ahí la importancia del trabajo desarrollado por el científico británico.

Hodges –matemático, escritor y pionero del movimiento de liberación gay de los años 70– cuenta en el libro cómo Turing no se quedó solo con los logros obtenidos en la guerra.

Toda su experiencia quedó expresada cuando diseñó la que hoy se conoce como Máquina de Turing, que no era otra cosa que un procesador computacional binario; es decir, el primer computador programable digital. Ese trabajo lo desarrolló en el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido y poco tiempo después construyó otro tipo de equipos en la Universidad de Manchester.

Turing fue considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y de la tecnología digital moderna y así lo describe Hodges en su publicación, la cual admite además que este reconocido hombre no fue tratado en su momento como un héroe, sino que –por el contrario– su homosexualidad lo llevó a enfrentar toda suerte de problemas.

El autor también narra cómo a pesar de que obtuvo uno de los mayores logros de ventaja táctica en el conflicto bélico, eso no resultó mas importante que sus inclinaciones sexuales, que más adelante se convirtieron en el detonante de su muerte.

Hodges critica el trato que recibió Turing, quien, a pesar de su servicio durante la guerra, fue finalmente detenido, despojado de su autorización de seguridad y obligado a someterse a un programa de tratamiento humillante.

El final de la vida de este experto británico fue bastante tormentoso. Luego de haber sido avergonzado públicamente y serle retiradas sus condecoraciones, fue castrado químicamente y abandonado en la prisión donde la depresión pudo con él y terminó envenenándose con una manzana inyectada con cianuro.

La obra de Hodges fue incluida en el año 2002 por el diario The Guardian en su lista de los 50 libros esenciales de todos los tiempos, reconocimiento que evidencia la trascendencia de la publicación en la historia de la humanidad.

La publicación –que apareció por primera vez en 1983– ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos alemán, polaco, francés, italiano y chino.

Turing no solo es recordado como héroe de guerra y fundador de la millonaria industria de la informática mundial; su figura también se convirtió en un ejemplo para el colectivo gay y la lucha por los derechos de igualdad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?