| 3/19/2014 6:00:00 PM

Inmigrantes millonarios

Las empresas de tecnología han sido la tabla de salvación y crecimiento de muchos inmigrantes que llegan a Estados Unidos. La “romería” continúa.

Cada año, miles de extranjeros llegan a Estados Unidos buscando cumplir su propio ‘sueño americano’ en el considerado “país de las oportunidades”. Y aunque muchos vuelven desengañados a sus países de origen, un grupo de extranjeros hoy puede jactarse de haber conseguido un futuro mejor y estar en los listados de los más ricos del mundo.

Se estima que actualmente cerca de13% de la población que vive en Estados Unidos es extranjera, un porcentaje que representa algo más de 40 millones de personas, según Brookings Institution. Muchos de ellos se quedan porque no quieren regresar a su tierra natal con las manos vacías.

Pero, si bien el éxito no es una palabra ni un estado permanente o garantizado, lo cierto es que son varios los ejemplos de personas que han conseguido su propósito y han alcanzado la cima en el mundo de los negocios y empresarial.

Dinero presenta una muestra de inmigrantes que, tras llegar a Estados Unidos con unos pocos dólares en su bolsillo, hoy son prestigiosos empresarios y dueños de negocios con reconocimiento y trayectoria mundial, a quienes se les reconoce coraje, tesón e inteligencia. Así lo hicieron.


Sergey Brin
cofundador de google

Fortuna: supera los US$31.800 millones

Nacido en Moscú, Rusia –cuando todavía formaba parte de la Unión Soviética–, el cofundador de Google emigró con su familia a Estados Unidos cuando sólo tenía 6 años. Mientras sus padres ejercían la docencia en la Universidad de Maryland, Brin estudió matemáticas e informática y luego se trasladó a la Universidad de Stanford para hacer un doctorado en informática. Allí conoció a Larry Page, con quien creó Google. Hoy en día, Brin es responsable de proyectos especiales de la empresa, como Google Glass y los coches de auto-conducción. Es dueño de 16% de la firma.


Elon Musk
ceo de spacex y tesla motors y fundador de paypal

Fortuna: US$8.400 millones

Nació en Pretoria, África del Sur, y migró a Canadá para facilitar su ingreso a Estados Unidos. Se caracterizó por diseñar sus propios videojuegos y se dedicó a estudiar física y economía. En plena fiebre punto com, creó la empresa X.com y dio lugar a PayPal, que fue vendida a eBay en 2002 por más de US$1.500 millones. Hoy es el CEO de SpaceX, así como director general y jefe de arquitectura de productos de Tesla Motors.


Ene Koum
cofundador de whatsapp

Fortuna: US$6.800 millones

Este ucraniano de 37 años llegó a los Estados Unidos cuando tenía 16 y, en medio de restricciones, comenzó a labrarse un mejor futuro. Hace cinco años creó la aplicación de WhatsApp y el pasado 19 de febrero Facebook anunció la compra de este desarrollo por US$19.000 millones. Forbes estima que Koum posee 45% de participación en la compañía, lo que se traduce en un valor aproximado de US$6.800 millones.


Do Won Chang
cofundador y presidente de forever 21

Fortuna: US$5.700 millones

Este coreano y su esposa, Jin Sook, son los cerebros detrás de Forever 21. Después de mudarse a los Estados Unidos en 1981, el empresario tuvo que trabajar como conserje y asistente de una gasolinera. Con unos pocos ahorros, en 1984, él y su compañera abrieron su primera tienda de ropa. Forever 21 es un imperio internacional con 480 puntos y ventas anuales que superan los US$3.000 millones.


Jerry Yang
fundador de yahoo!

Fortuna: US$2.100 millones

Este empresario nació en Taipéi, en 1968, y su padre murió dos años después. Se trasladó con el resto de su familia a San José, California, cuando tenía 8 años. Se destacó en la escuela y asistió a Stanford, donde se graduó en 1990. Cinco años más tarde creó Yahoo! que se convirtió en una potencia de internet y le ayudó a acumular una fortuna estimada de US$2.100 millones. Renunció a la compañía en 2012.


Andy Grove
cofundador de intel corporation

Fortuna: US$400 millones

Nacido en Hungría, este hombre llegó a Estados Unidos en 1957. Trabajó como camarero mientras estudiaba química en la Universidad de Nueva York. Luego se vinculó a la compañía Fairchild Semiconductor antes de convertirse en el tercer funcionario de la naciente Intel, en la que participó como cofundador. Ascendió a presidente en 1979, a CEO en 1987, y a presidente de la junta directiva y CEO en 1997.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?