| 7/10/2014 6:00:00 AM

Los malos del paseo

Aunque se escudan en el cumplimiento de la ley, este grupo de millonarios ha hecho su fortuna a costa de la desgracia de países pobres o endeudados.

Comprar pleitos de países pobres y con legislaciones débiles puede ser considerado un negocio poco ético. Para algunos inversionistas ha sido la mejor vía para amasar gigantescas fortunas.

Detrás de pomposos nombres como hedge funds o holdouts están estos magnates odiados por muchos y admirados por otros, que se dedican a comprar deuda soberana a bajo costo –con alto riesgo de impago–, luego inician procesos litigiosos ante tribunales que terminan concediéndoles la razón y ordenando millonarias indemnizaciones. Por esto reciben hoy el nombre de ‘fondos buitres’ pues se valen de la desgracia de los países pobres para enriquecerse. Actualmente, los mayores conflictos por este tema los tienen estados como Liberia, Zambia, Congo, Ecuador, Argentina y Grecia, entre otros.

Pese a los cuestionamientos, sus negocios son aceptados en muchos países. En 2002, el entonces canciller británico –y luego primer Ministro– Gordon Brown pidió acabar con esta práctica y ante Naciones Unidas dijo que lo que hacen es “moralmente indignante y perverso” por las “enormes ganancias” que obtienen. Sin embargo, hoy vuelven a sonar los nombres de estos magnates. ¿Quiénes son? Una mirada panorámica sobre estas fortuna.

1. Michel Sheehar
Fondo Donegal

Se llama así mismo Goldfinger, como uno de los villanos en la saga de James Bond. Compró a bajo precio una deuda de Zambia que tenía un valor nominal de US$3 millones y estaba sin pagar desde 1970, y luego amenazó al país con paralizar su economía si no le pagaban US$55 millones. Finalmente, un tribunal le dio la razón y el país africano tuvo que girarle US$15 millones, según el diario inglés The Guardian.

2. Paul Singer
Fondo Elliot Associates

Tiene un patrimonio de US$1.500 millones. Este judío neoyorkino de 69 años puso contra las cuerdas al gobierno de Cristina Fernández, por una deuda impaga desde 2001. En 1996 compró títulos de deuda peruana por un valor nominal de US$20 millones, por los que pagó US$11,4 millones. Después de un proceso litigioso, Perú tuvo que reconocerle US$58 millones.

3. Peter Grossman

Fondo F.G. Hemisphere

Participó junto a Singer en un pleito contra la República Democrática del Congo, luego de comprar a precio rebajado un pleito por US$39 millones –por un supuesto incumplimiento al contratista que había construido unas carreteras– por la cual obtuvo, tras varios meses de litigio, el pago de US$116 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?