| 11/11/2015 7:00:00 PM

¿Cómo la salida de un empleado puede convertirse en una oportunidad?

Entrevistar a quienes salen de la organización, ya sea por decisión propia o de la empresa, resulta clave para mejorar procesos de gestión humana.

El talento humano es uno de los principales activos que tienen las empresas para ser exitosas. Administrarlo bien debe ser el objetivo desde el momento en que ingresan hasta que se retiran de la organización.

Aunque las compañías por lo general concentran sus esfuerzos en la entrevista de reclutamiento de personal, la información que proveen quienes dejan la organización resulta muy valiosa ya que permite mejorar las condiciones de quienes se quedan e, incluso, optimizar los procesos de la empresa.

Un estudio de la multinacional KPMG divulgado en The Financial Times revela que cerca de 20% de los altos ejecutivos de compañías piensa que la estrategia de recursos humanos de sus empresas no cuenta con suficientes datos clave, los cuales pueden ser obtenidos en las entrevistas de salida.

Alejandra D’Agostino, socia de Capital Humano de Deloitte, considera que uno de los beneficios principales de estas entrevistas es que permiten conocer de primera mano los motivos de la decisión y tomar acciones para mejorar aspectos específicos, incluso evitar la fuga de talento. La entrevista de salida da pistas importantes que un buen líder debe saber aprovechar. Aquí algunas recomendaciones de expertos.


Willy v. Mayenberger

Experto de Amrop Top Management

Si las empresas manejan adecuadamente esta práctica y con las personas idóneas para ello, tienen en las entrevistas de salida una gran fuente de datos. Se debe buscar la información en la entrevista con gran tacto y tomar los hallazgos con criterio constructivo y también con “beneficio de inventario” cuando el entrevistado no esté siendo objetivo.

Peripedes Gondim

Gerente de Recursos Humanos AccorHotels Suramérica

En estas encuestas se encuentran cosas que no son perceptibles en el día a día, ni tampoco en las encuestas de clima organizacional. Es un momento muy importante para retroalimentar el sistema y mejorar el ciclo de vida de los colaboradores. Lo que más se busca es entender la relación de ese colaborador con la empresa, con todos los equipos y si tuvo oportunidad de desarrollo.

Para tener en cuenta: Una entrevista de salida no es lo mismo que una entrevista de entrada. Estos son algunos tips para tener éxito en la tarea de encontrar información valiosa en aquellos que se van.

1| Trato amable. Las entrevistas de salida resultan clave porque cuando una persona sale de una organización se convierte en un prescriptor de la marca y de la manera como se vaya hablará bien o mal de ella. También puede convertirse en un cliente potencial. Por eso, dicen los expertos, es necesario “mimar” a quien sale de la organización.

2| Riesgos en la red. Cada vez es más común que los empleados incluyan en la red todo tipo de contenidos sobre la organización en la que trabajan. Hablan de cómo son los salarios, los jefes, incluso sobre las entrevistas de trabajo. Si lo hacen estando dentro de la empresa, bien diferente puede ser si ya está fuera. Que se vaya en términos amigables es importante.

3| Quién mira el talento. Hablar con las personas cuando se van de la organización es una gran manera de entender cuáles son los competidores que se están fijando en el talento de la misma y evitar posibles fugas de personal, dice el experto Pablo Londoño.

4| diálogo desprevenido. estas entrevistas de retiro permiten que las personas hablen de forma natural sin temor a represalias, lo que posibilita acceder a información clave para mejorar las condiciones laborales, dice Juan Carlos Correa, director de Gestión Humana de Eduardoño..
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?