| 2/4/2016 12:00:00 AM

The Big Short : La crisis financiera inspira al cine

Los mercados financieros siguen dando temas para la literatura y el Séptimo Arte. Así queda claro con The Big Short, una de las películas nominadas al Oscar este año, basada en un exitoso best seller.

El mundo del cine está a la expectativa de la entrega de los premios Óscar el próximo 28 de febrero, cuando se conocerán los ganadores de este galardón, el más esperado no solo por esta industria sino por los fanáticos del Séptimo Arte.

Esta vez un tema económico que superó la ficción fue llevado al cine y se convirtió en una de las nominadas a mejor película: The Big Short o La gran apuesta, dirigida por Adam Mckay y protagonizada por Christian Bale, Brad Pitt, Steve Carell y Ryan Gosling.

El filme está basado en el libro homónimo The Big Short, escrito por el estadounidense Michael Lewis, y considerado una lectura obligada para los interesados en conocer el trasfondo y las razones de la crisis económica e hipotecaria de 2008.

Los protagonistas y a la vez “héroes” de la historia de la obra de Lewis son cuatro hombres que por diferentes razones terminaron convirtiéndose en los ganadores de una crisis financiera que no solo golpeó a Estados Unidos sino que tuvo enormes repercusiones en la economía mundial.

Lewis cuenta en su libro cómo Michael Burry, Steve Eisman, Greg Lippmann y Ben Hockett predijeron el colapso que enfrentó el sector inmobiliario y que terminó en la caída de la bolsa de valores, problemas con las hipotecas, liquidación de empresas y en, general, una crisis económica que, a juicio de muchos analistas, no se presentaba desde la Gran Depresión de 1929.

La obra trata de dar respuesta a la pregunta sobre quién se dio cuenta del riesgo inherente de asumir que los precios del sector inmobiliario seguirían siempre al alza. La visión de estos personajes reales les permitió volverse multimillonarios en esta época de crisis “apostando” contra lo que consideraban era una incongruencia en los mercados financieros.

En The Big Short se mezclan las apuestas y juegos financieros de alto riesgo que realizaron estos cuatro hombres que, sin pertenecer a la élite de la economía estadounidense, se dieron a la tarea de analizar los movimientos de las inversiones, el comportamiento del mercado y las difíciles condiciones que enfrentaban las empresas, lo que les permitió avizorar lo que otros no veían.

A partir de sus cuatro protagonistas, Lewis dibuja y explica cómo un evento que parecía imposible que algún día se presentara –la caída de la economía estadounidense– se dio sin que los mejores analistas y altos directivos de los bancos más importantes del país, así como las autoridades regulatorias, pudieran prever.

El autor recrea la personalidad de los villanos, héroes y víctimas, y a través de ellos narra el trasfondo de una crisis que los economistas han tasado en miles de millones de dólares en pérdidas y que le costaron al gobierno otro tanto en rescates empresariales.

The Big Short pone sobre la mesa que esta situación no fue provocada por la guerra o la recesión, sino por la aplicación de modelos matemáticos erróneos que la mayoría de los ejecutivos financieros no entendían, pero en los que la codicia los llevó a dejarse envolver sin medir las consecuencias de una quiebra que parecía inminente.

A través de sus protagonistas –de bajo perfil–, el autor profundiza en la excesiva ambición de quienes hacían negocios en medio de un sistema que carecía de la supervisión adecuada y que no vigilaba a las empresas en épocas de “vacas gordas”, pero sí tenía que salvarlas en las de “vacas flacas”.

Describe cómo firmas de Wall Street recurrieron a las reconocidas agencias de calificación para que les otorgaran notas triple A a los bonos que estaban muy por debajo de la calidad. Señala que estas empresas sabían cómo jugar con el sistema y cómo conseguir que las agencias de calificación les dieran visto bueno a los bonos peligrosos.

El libro sirvió de base para la creación de la película que aborda la crisis económica en forma de comedia negra, ya que muestra la depresiva verdad sobre la crisis financiera global y el lado más oscuro del sistema bancario, y cómo no faltó quien buscara sacar provecho de este caos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?