| 5/18/2013 9:00:00 AM

Cómo pedir aumento

Conozca las reglas básicas para que la solicitud de aumento de salario sea una realidad y no una frustración.

Si su empresa no es de las que cada año ajusta el salario de los empleados con base en la inflación o si ese incremento no cumple con sus expectativas, es el momento de pedir un aumento. Pero tenga en cuenta que esa solicitud no es fácil y corre el alto riesgo de salir con las manos vacías. O incluso, de la empresa.

¿Cuál es la mejor estrategia? Para comenzar, por nada del mundo se le ocurra argumentar como en una famosa cuña radial, que necesita el aumento porque tiene a tres empresas detrás suyo: “la del agua, la del teléfono y la de la luz”.

Para evitar que su solicitud de ajuste salarial termine mal, primero tenga presente que la antigüedad en el cargo no es razón suficiente para un aumento de sueldo, como tampoco sus deudas o la cantidad de gente que debe mantener, asegura el coach César Escobar. “Hoy a la gente ya no le pagan por horas, semanas o días sentados frente a su computador, les pagan por el valor que generen y ahí es donde entran las consideraciones para pedir el aumento”, dice.

Antes de enfrentarse con el jefe, Escobar recomienda hacer una lista del valor que le genera a la empresa: como más ventas, más ahorro o mayor conocimiento intelectual.

Mostrar resultados es lo que cuenta y en los trabajos donde no sea fácil cuantificar, se pueden usar ejemplos de situaciones difíciles en las que usted fue capaz de dar la mejor solución.

Aunque es innegable que pedir un aumento da algo de susto, –sobre todo en estas épocas en las que todas las empresas están optimizando gastos, recortando personal y buscando más por menos–, vale la pena arriesgarse.

“Es intimidante, más cuando está comprobado que cada cinco años las empresas están pagando menos por los mismos cargos, pero hay que pedir, y si el aumento no se da o no le alcanza, existe otra opción donde ese no es un impedimento y es convertirse en su propio jefe”, agrega Escobar.

Ojo con las amenazas


No todas las personas tienen lo que se necesita para ser empresarios por cuenta propia y deben seguir como asalariados. Si usted es uno de ellos, tenga presente que no es recomendable tratar de conseguir el aumento amenazando con irse a otra empresa, porque es un arma de doble filo que puede ser muy peligrosa. Incluso, si su actual empresa dice tener la nómina congelada o estar recortando puestos, vale la pena pedir el aumento, pues si usted le está generando valor, no lo van a dejar ir.

Según las reglas de administración, un empleado le debe generar tres veces su salario a la empresa; así que, si usted cumple con esa condición, puede ir sin problema a pedir el aumento y si no se lo dan, es factible que afuera se lo paguen. Haga bien sus cuentas y láncese al ruedo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?