| 5/15/2014 6:00:00 AM

El nombre del juego

Las emociones positivas que genera el juego han llevado a los expertos a utilizarlo para mejorar resultados y alcanzar metas.

Por décadas, el juego ha estado proscrito de los sitios de trabajo. Las distracciones para la vida laboral, la dispersión que genera y el impacto en la productividad lo han desterrado del horario de trabajo. Incluso, ha llegado a convertirse en causal de despido de muchos empleados.

Pero esos años oscuros podrían llegar a su fin. El juego entró por la puerta grande a empresas y oficinas, de la mano de expertos en desarrollo organizacional que tras realizar estudios lo han adaptado como valiosa herramienta para obtener resultados exitosos en las empresas.

Se trata de Gamificación, una dinámica que agrupa herramientas utilizadas para mejorar la productividad, crear un buen ambiente laboral y obtener resultados más efectivos. En esencia, se trata de aplicar los elementos típicos de los juegos, como por ejemplo las reglas, la acumulación de puntos, el reto y la competencia con otros, para estimular la consecución de metas que se convierten en todo un desafío. Un estudio realizado por la agencia JWT asegura que pese a que el juego se asocia con los niños “todos necesitamos jugar si queremos competir exitosamente en la vida rápida y cambiante de hoy”.

Rafael González, socio y director de People Excellence en Latinoamérica, señala que “siempre hemos creído que los únicos que juegan son los niños. Sin embargo, se está desmontando esta creencia porque algunas organizaciones se atrevieron a experimentar y a través del juego han logrado que diferentes estrategias, tanto interna como externamente, logren la acogida y recordación en sus usuarios”.

Los resultados de la Gamificación son cada día más evidentes y ya ha probado su éxito en prestigiosas compañías como Danone, Coca Cola, El Corte Inglés, NH Hoteles, Starbucks, GAP y Domino’s, con buenos resultados. El tema ha ganado tanto espacio que, como asegura González, ya la consultora Gartner Technology Research pronosticó que para 2015 “40% de 1.000 organizaciones globales utilizará la Gamificación como mecanismo principal para transformar las operaciones de negocio”.

Pero, ¿cuándo es bueno utilizar el juego en el trabajo y qué resultados se pueden obtener? Tres expertos consultados por Dinero hacen sus comentarios para quienes buscan optar por esta estrategia para mejorar el clima laboral, optimizar la comunicación entre áreas o mejorar la competitividad de sus empleados.

—Tres juegos—
Aunque existen múltiples juegos para optimizar resultados, estos son los recomendados por Andrés Bermúdez, director de Aden Business School en Colombia.

— Cold War. La ‘Guerra fría’ transporta a los jugadores a la situación que vivían los países de Occidente y la ex Unión Soviética, y su objetivo es que durante el juego, los empleados de la empresa reconozcan sus fortalezas y debilidades, trabajen para superar los problemas internos y confirmen que el enemigo está afuera.

— Expedition. Está enfocado en los desafíos que deben enfrentar los empleados que busquen ascender al Everest y obtener un premio que entregará un multimillonario. Al final nadie pierde pero se premia al equipo que tome las mejores decisiones. Permite hacer autoanálisis para mejorar procesos.

— Navigator. Pensado para mejorar la comunicación entre distintas áreas de la empresa, divide a los equipos en tres áreas: la que entrega insumos, la que ensambla y la que sale a vender. Esta simulación permite conocer las habilidades de negociación, políticas de precios e identificar posibles falencias.

***

1|Quién juega. Antes de adoptar un proceso de Gamificación, mapee los objetivos y tenga en cuenta las motivaciones de sus colaboradores, para que sea más fácil segmentar o definir los equipos. No olvide que jugar provoca emociones positivas, afianza las relaciones sociales y el sentido de pertenencia.

2|Primero lo primero. Priorizar las acciones que los jugadores deben desarrollar durante el juego es fundamental, pues de esta forma está definiendo por anticipado las reglas que van a seguirse.

3|En sus marcas. La conformación de los equipos
debe responder a unos objetivos: si se busca mejorar las relaciones personales o la comunicación, es fundamental mezclar géneros y edades; si la idea es mejorar la comprensión de la compañía, integrar equipos de diferentes áreas es clave. Un equipo que juega se divierte y a la vez enfoca mejor sus energías.

4|Por la de oro. Establecer un sistema de puntuación basado en el valor que tendrá cada acción desarrollada de manera efectiva por un colaborador, permite a los jugadores entender la dificultad y el impacto de las acciones del juego.

5|De nivel en nivel. Para mantener siempre el interés por alcanzar nuevas metas y superar los desafíos, es importante estructurar el juego por niveles, de tal forma que cuando se supere un reto, el equipo esté interesado en la siguiente etapa.

6|Y el ganador es… hacer públicos los resultados del juego es un buen estímulo para los participantes y en un reto para quienes no ganan, pues la próxima vez querrán vencer. Valentín Castellanos asegura que para generar más impacto debe haber un estándar de calificación “es decir, ver los avances de mi desempeño cada vez que me enfrento al juego”.

7|El premio mayor. Aunque las empresas casi siempre piensan en dinero, Rafael González, de People Excellence cree que otras recompensas pueden ser muy llamativas, como los trofeos y las medallas, que sustituyen muy bien las monetarias.

8|Mejor lo práctico. Aunque es importante definir qué se juega y con qué objetivos, tenga en cuenta que los juegos más exitosos son los que ponen situaciones reales de la compañía o de las áreas, como lo asegura Castellanos, pues “permite que haya mejores reflexiones sobre cambios que deben implementarse”.

***

Los resultados

Los expertos explican por qué el juego puede ser muy efectivo.

Andrés Bermúdez
Director Aden Colombia

“La Gamificación es muy útil para líderes que buscan que sus colaboradores hagan un mejor trabajo, pues permite establecer un punto de partida en el proceso, genera un diagnóstico y ayuda a identificar qué comportamientos o destrezas hay que reforzar”.

Francisco González
Socio People Excellence

“Generalmente en las organizaciones los ciclos de retroalimentación son muy lentos y espaciados, y la Gamificación, a través de la consecución de tareas, objetivos o trofeos, mantiene el compromiso entre cada una de las fases del proceso”

Valentín Castellanos
Consultor empresarial

“Los juegos tienen impacto positivo, y fomentan el compromiso de los empleados. Su aplicación permite el aprendizaje y la llegada de nuevas ideas y conceptos que fomentan la mejora continua de los equipos. Hay mayor creatividad”.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?