| 3/20/2013 6:00:00 PM

Apúntese el cinturón

Formales o informales, los cinturones siguen siendo una pieza fundamental en el armario masculino. En Colombia los hay desde $40.000 hasta $1,5 millones.

No solo de mantener en su puesto los pantalones de los hombres vive el cinturón. Esta prenda masculina es sinónimo de prestigio, estatus y moda pues, además de la funcionalidad, les permite proyectar una imagen de elegancia o informalidad.

Su origen es tan antiguo que algunos lo sitúan en la edad de hierro, por los vestigios que existen de sus hebillas. A comienzos del siglo XX, sin embargo, fue desplazado por los tirantes, ya que el diseño de los pantalones masculinos no facilitaba el uso del cinturón, pero tras la Segunda Guerra Mundial recuperaron su estatus en el mundo de la moda.

A partir de los años 70 tuvo protagonismo en la moda masculina y se convirtió en un accesorio fundamental de una generación que buscaba expresar a través de modernos colores, diseños, materiales y hebillas, el cambio que comenzaba a experimentar el mundo.

Hoy el cinturón tiene vigencia en todas las edades y hay quienes lo usan en el material más clásico, el cuero, hasta los jóvenes que prefieren caucho, plástico, lonas o hilos, entre otros.

Sara Vélez, de la compañía Cueros Vélez, asegura que en moda masculina la tendencia en materia de cinturones sigue siendo minimalista, en cueros lisos o en ocasiones con pequeños detalles como grabados o acabados, así como herrajes que van desde los lisos hasta los ‘tono a tono’, desgastados o níquel, para los más arriesgados en la moda.

Entre los jóvenes, la presencia de taches bruscos y masculinos siguen estando de moda. Para quienes buscan un producto clásico, los tonos café y negro con hebillas color plata son los preferidos, evocan sofisticación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?