| 6/9/2016 12:00:00 AM

¡Que no lo acosen en la oficina!

Las situaciones de acoso en las organizaciones afectan la autoestima de los colaboradores y reducen su productividad.

Los síntomas son claros. Si usted es de los que sin razón aparente tiene a cargo una excesiva cantidad de trabajo –mientras sus colegas no– o, al contrario, pasa horas sin desarrollar actividades relacionadas con su cargo, le encomiendan trabajos básicos o humillantes o lo ubican lejos de sus compañeros, con seguridad está padeciendo de acoso laboral, también conocido como mobbing.

El acoso es un grave problema en las organizaciones –ya sea de carácter laboral o sexual– y, peor aún, las compañías pueden volverse corresponsables si no adoptan políticas claras para evitar estas prácticas abusivas.

Datos de la firma consultora Michael Page muestran que esta es una de las principales causas por las que los colaboradores deciden cambiar de trabajo, pues se convierte en un factor que genera mal ambiente laboral y efectos psicosociales complejos.

Los involucrados en este tipo de situaciones normalmente no son capaces de resolverlas por sí mismos, y deben soportar tratos humillantes o amenazas, principalmente de quienes tienen cargos superiores. ¿Cómo enfrentar esta situación? Esto sugieren los expertos..

Lea también: ¿Sabía que el acoso laboral tiene multa?

Para tener en cuenta

Quedarse callado ante una situación de acoso es una de la peores decisiones. Es importante escalar la situación a las áreas que puedan tomar medidas correctivas.

1| Exponga la inconformidad

Se debe confrontar a través del diálogo con la persona acusada de acoso, sea laboral o sexual, exponiendo la inconformidad frente al trato que se está recibiendo. La idea es buscar caminos que conduzcan a una solución. Si la situación continúa, se debe escalar el tema a las áreas que puedan tomar medidas, como es el caso de Recursos Humanos.

2| Con argumentos. Es recomendable

Mostrar pruebas objetivas que permitan comprobar el acoso del que se ha sido objeto, inclusive del recurso que se agotó hablando directamente con la persona acusada de acoso.

3| Haga valer las normas

Los códigos internos de las organizaciones protegen hoy en día al acosado. Lo peor que puede hacer el acosado en esta situación es callar. “El silencio escuda al delincuente”, dice Pablo Londoño, de Spencer Stuart.

4| ¿Personal o laboral?

Se debe identificar si realmente el trato que está dando la persona acusada de acoso a uno de los integrantes del equipo es por temas personales o laborales, o si es un comportamiento focalizado o generalizado. Esto le ayudará a tomar las decisiones más convenientes..

Felipe Delgado

Senior manager de mercadeo, ventas y tecnología de Michael Page Colombia

Hay que resaltar que los niveles medios son los más afectados por esta práctica negativa, debido a que en la mayoría de compañías son esas posiciones las que tienen mayor número de pares dentro de la misma área. Actualmente, existe un mayor conocimiento dentro de las empresas sobre esta problemática. Las áreas de Recursos Humanos están identificándola y controlándola.

Mónica Londoño

Gerente de Recursos Humanos de Assist Card

No se debe confundir exigencia con acoso, pero si se evidencia un nivel elevado, se debe tomar nota de la situación y conversarla con el directo implicado. Es importante no tener miedo de enfrentar una situación de estas características. Otro aspecto importante es no tomar las cosas a nivel personal, cuando se hace de esta manera cualquier situación puede verse desvirtuada.

Lea también: Aumentan denuncias por acoso laboral.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?