| 6/26/2013 6:00:00 PM

Trump, hasta en la sopa

Una torre de edificios que se construye en Río de Janeiro por cerca de US$2.500 millones es la más reciente iniciativa de inversión con el sello del magnate inmobiliario Donald Trump. Desde que en los 80 construyó la emblemática Trump Tower en Nueva York, este mediático millonario aprovecha su marca personal para promover rascacielos en varias ciudades de Estados Unidos y recientemente en países como Panamá, Uruguay y ahora Brasil. Aunque Trump no los construye, hace acuerdos de licencia con desarrolladores inmobiliarios que pagan por el apellido de Trump entre US$5 millones y US$10 millones, según el Wall Street Journal. El magnate comercializa también perfumes, programas de televisión, bistecs, agua embotellada, whisky y hasta mancornas. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?