| 9/26/2008 12:00:00 AM

Todo por la plata

La calidad de la producción china volvió a quedar en medio del  huracán tras el escándalo desatado hace unas semanas por la intoxicación con leche adulterada, que ha provocado la muerte de cuatro niños y serios efectos en la salud de 50.000 más. Además de la sicosis entre los padres, que no saben qué productos lácteos suministrar a sus pequeños por el temor a que estos también estén contaminados, Taiwán acaba de anunciar el veto a la importación de lácteos de 22 empresas de China y se esperan otros anuncios en el mismo sentido. El problema se generó por el interés inescrupuloso de algunas productoras de leche (se estima que están involucradas al menos 23 de 109) que añadieron cantidades excesivas de melamina, un producto que aumenta los niveles proteínicos de los alimentos, pero genera en los niños deficiencias renales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?