| 6/1/1995 12:00:00 AM

Tendencias

Lo peor de todo es que es el gobierno el que hasta abril estaba repatriando capitales. Efectivamente, es la Tesorería General (le la Nación la responsable de repatriar US$400 millones de la telefonía celular, que han significado un aumento equivalente en las reservas internacionales. Muy pronto al ministro Perry se le acabará esa platica. Pero este flujo de capitales ya está siendo reemplazado por el de particulares que buscan aprovechar la bonanza de tasas de interés, acompañada de una revaluación en términos reales. Con una inflación al productor de 19% y una devaluación nominal del 4% sigue -y de qué forma- la revaluación. La situación actual es la peor de todas: inflación que no cede, altas tasas de interés y revaluación. Como la política monetaria tiene un rezago de seis meses sobre la inflación, es de esperarse que ésta disminuya en el segundo semestre, aunque el mismo gobierno está torpedeando sus propias metas. Para la muestra, los incrementos salariales de los maestros del 26%, ocho puntos por encima del "pacto" social. La devaluación será, si mucho, de 10% al finalizar el año. En conclusión, sigue la revaluación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?