| 3/1/1995 12:00:00 AM

Tendencias

- Finalmente la Superintendencia Bancaria expidió la norma que obliga a valorar los portafolios de los fondos de inversión y de las entidades vigiladas a precios de mercado. La Resolución 200 de febrero 10 estaba lista desde diciembre del año pasado, pero no se emitió porque las tasas de interés estaban en una coyuntura al alza. Aprovechando la baja temporal en las tasas, la Superbancaria finalmente se lanzó con una medida que toca muchos callos. La resolución permite diferir las pérdidas ocasionadas por la valoración en un término de cuatro meses. Si hay utilidades, se pueden diferir en un plazo aun mayor. La idea detrás de la medida es que aquellos que hayan escondido pérdidas utilizando mecanismos financieros como la "licuadora" o los "swaps", le muestren a los ahorradores el estado real de sus finanzas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?