| 4/1/1995 12:00:00 AM

Tendencias

Varios analistas están apostando a una aceleración de la devaluación en Colombia a raíz de la crisis de México y el retiro de capitales de portafolio de América Latina. El crédito externo para el sector privado, que estuvo disparado en 1994, se ha encarecido y se ha vuelto más difícil, por lo menos para los plazos de cinco años establecidos por la junta del Banco de la República. Un buen deudor privado consigue ahora préstamos a Libor más tres puntos en lugar de Libor más dos puntos. Y solamente los buenos deudores están consiguiendo créditos a largo plazo. Por otro lado, los fondos extranjeros dejaron de invertir en acciones, aunque están interesados en invertir en renta fija. En el sector público lo único que se mueve con capital externo es Cusiana. En el sector público no petrolero la financiación externa está paralizada y todo indica que seguirá así. Planeación Nacional que tradicionalmente la ha empujado ahora está sumida en un marasmo como no se veía desde las épocas de Guillermo León Valencia. Ello no obstante que Planeación dice que habrá miles de millones de dólares de capital externo para proyectos públicos. Si este marasmo continúa, el país se secará de recursos externos, la inversión pública se paralizará y el crecimiento económico será mucho menor de lo que proyecta el gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?