| 4/1/1997 12:00:00 AM

Tendencias

La tendencia a la baja de la inflación se mantuvo firme durante marzo. La inflación anual pasó de 20,6% en enero, a 19,6% en febrero y a 18,9% en marzo. La meta del Banco de la República para este año es del 18%. Esta caída reciente de la inflación se origina en la política monetaria restrictiva adoptada durante 1996 por la anterior Junta Directiva del Banco. O sea que, por fin, se empieza a cosechar el beneficio de la políticas monetarias anteriores, aunque también los costos representados en una desaceleración económica. De todas maneras, la baja de la inflación es una buena noticia que hace pensar que el inicio de la recuperación económica no está lejano. Sin embargo, la tentación que tendrá la nueva Junta Directiva, de corte samperista, es la de aflojar las amarras monetarias. Si lo hace en exceso volverá a aumentar la inflación y la eventual reactivación económica será flor de un día. Más aún si la mayor liquidez monetaria va acompañada de un aumento del déficit fiscal, tal como parece que inexorablemente sucederá. En este último caso, al próximo gobierno le tocaría apretar para corregir el desequilibrio fiscal y enrumbar la economía hacia un escenario de crecimiento sin amenazas inflacionarias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?