| 3/1/1997 12:00:00 AM

Tendencias

Aunque la tasa representativa de mercado está ligeramente por encima del piso de la banda cambiaria, no hay razones claras para esperar que la devaluación, al terminar 1997, sea significativamente superior al 14%, la misma que establece el piso de la banda. Muchos exportadores ingenuamente creen que la devaluación depende de la manipulación que el gobierno haga de la tasa de cambio. Pero éste es un precio de mercado, como el de las flores, el banano o el café. Dado que el gobierno está endeudándose en el exterior para traer divisas desaforadamente y financiar así el creciente déficit en las finanzas públicas, existe poco campo de maniobra para evitar la revaluación del peso. Ahora bien, como la mayor parte del gasto público se hace durante el segundo semestre del año, la mayor presión revaluacionista será en esos meses. Nada de raro tiene que se repita la historia de 1996: que ante la falta de pesos, el gobierno se vea en la necesidad de traer en diciembre todos los dólares que posea en el exterior, simplemente para cubrir nómina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?