| 2/11/1998 12:00:00 AM

Si las elecciones fueran mañana, votaría por...

Como las dos terceras partes de la población consideran que no tienen partido, la opinión sobre los candidatos varía sustancialmente en el tiempo. Ello se manifiesta en las estadísticas sobre intención de voto en la primera vuelta, y en las menos conocidas sobre favorabilidad de la opinión e intención de voto en la segunda vuelta. Los cambios recientes más ostensibles han sido el descenso de Valdivieso y Mockus, el estancamiento de Serpa y la irrupción de Bedoya. Teniendo en cuenta los usuales errores estadísticos, se han conformado dos grupos de candidatos: en el primero con Serpa y Bedoya, cada uno con el 20% de la votación, y en el segundo otros cuatro candidatos (Valdivieso, Pastrana, Noemí y Mockus) con el 12% cada uno.



Tercero, la opinión sobre el presidente Samper divide claramente a los candidatos del primer grupo, pero no a los del segundo. (gráfica 3). Más de dos terceras partes de quienes apoyan a Serpa son votantes que aprueban la gestión del Presidente, mientras las dos terceras partes de los votos de Bedoya son de votantes que desaprueban a Samper. La línea divisoria alrededor de Samper es menos evidente para el segundo grupo de candidatos, que tienen entre sus seguidores un porcentaje sustancial (alrededor del 4% de la opinión cada uno) de votantes que no son antisamperistas. La opinión sobre el gobierno de Samper no resulta pues, un elemento diferenciador tan contundente en la contienda electoral.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?