| 12/10/2004 12:00:00 AM

Salarios competitivos

La discusión sobre el aumento del salario mínimo tendrá nuevos ingredientes este año. Las centrales obreras tratarán de demostrar que el salario mínimo en pesos constantes de 2004 es inferior al de 1967, y en dólares, menor que el de 1980, y que los aumentos de salarios reales recientes no han afectado mucho la inflación. Por su parte, el gobierno mostrará que en términos reales el mínimo no ha dejado de crecer desde 1995, ni siquiera en medio de la peor recesión de los últimos cien años y que, por efecto de la apreciación del peso, se ubicó por encima de los US$130 mensuales, uno de los mayores valores desde 1950, con lo cual el país podría perder algo de competitividad.

Sin importar qué cartas se jueguen, hay que tener cuidado con que el aumento del salario mínimo no genere un mayor nivel de informalidad al forzar a un número mayor de personas a trabajar por debajo de ese salario de referencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?