| 6/20/2012 6:00:00 PM

¡Remezón!

En las últimas semanas el negocio de las telecomunicaciones ha registrado tres noticias que provocarán un verdadero cambio extremo en el sector.

A partir del próximo 26 de junio, las dos empresas de telecomunicaciones de Carlos Slim en Colombia –Telmex y Comcel– unificarán sus nombres bajo la marca Claro. Según sus representantes, esto no significa que se vayan a fusionar (seguirán operando de manera independiente). En la actualidad, Comcel es el mayor operador de telefonía móvil del país con unos 33,5 millones de usuarios, al tiempo que Telmex reportó 670.000 abonados a telefonía fija, 850.000 a internet y 1,8 millones a televisión por suscripción.

Telefónica unificó sus servicios móviles y fijos bajo la marca Movistar (incluso aquellos que ofrecía Telefónica Telecom). Así, la empresa no solo quedó con 14,2 millones de usuarios –al sumar sus abonados en televisión paga, servicios de conexión a internet, telefonía fija y móvil–, sino que además comenzó una agresiva estrategia comercial con planes que integran todos sus productos. Así, por ejemplo, cuenta con paquetes para navegar por internet desde el celular y el hogar. La estrategia la lidera Alfonso Gómez, presidente del grupo en Colombia.

UNE EPM Telecomunicaciones lanzó el primer servicio de conexión de alta velocidad móvil en Colombia, conocido como 4G LTE. Según Marc Eichmann, presidente de la empresa, los usuarios podrán conectarse a internet a una velocidad de entre 10 y 12 megabits por segundo –más rápido que las conexiones de banda ancha fija en la mayoría de hogares–. Inicialmente, el servicio costará $89.900 y solo se prestará en Bogotá y Medellín. Antes de fin de año, la empresa lo ofrecerá en Cartagena, Barranquilla, Cali y Bucaramanga.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?