| 1/18/2012 6:00:00 PM

A la quiebra

Sean Quinn, quien fuera el hombre más rico de Irlanda, con una fortuna superior a los 4.720 millones de euros, fue declarado en bancarrota por el Tribunal Supremo de Irlanda. Su caso simboliza los excesos que se cometieron en el otrora denominado Tigre Celta, pues hace dos años empezó a derrumbarse su imperio a medida que se conocían los enormes riesgos y las prácticas irregulares que se registraron. Quinn tiene deudas hasta por 2.000 millones de euros con el ahora nacionalizado Anglo Irish Bank. Además, deberá permanecer alejado del mundo de los negocios por cerca de 12 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?