| 10/10/2012 6:00:00 PM

Qué culebrón


En Colombia, las cosas para Claro –antes Comcel, de propiedad del magnate Carlos Slim– no están fáciles. Al debate sobre su posición de dominio y la esperada adjudicación del espectro, se sumó una nueva polémica entre esta compañía y los bancos del país por los mensajes de texto que utiliza la banca nacional para ofrecer servicios a sus usuarios. Las condiciones de este negocio están incluidas en un contrato que vence este 30 de octubre. Claro inició la renegociación pidiendo nuevas condiciones que incrementarían los costos de este servicio en 719%, según las cuentas de la banca. Para Claro, por el contrario, hay una reducción. El asunto ahora tendrá que ser dirimido por el Gobierno. Al mismo tiempo, congresistas –encabezados por Juan Mario Laserna y Jorge Enrique Robledo– van a presentar un proyecto de ley antimonopolio para el sector de las telecomunicaciones que pondrá topes a la posición de Claro. Una pelea para alquilar balcón.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?