| 10/26/2007 12:00:00 AM

Premio. El Nóbel para Hurwicz

En 1984, a sus 67 años, Leonid Hurwicz mostraba entusiasmado el libro que acababa de recibir. Se trataba de una edición de etimologías de la lengua española de 700 páginas. No lo hacía con afectación intelectual, sino con el deleite emocionado de un verdadero interesado por el tema. La pasión que le imprimía a la lingüística era la misma que le daba a la arqueología, la bioquímica, la música y la economía. El profesor emérito de la Universidad de Minnesota y nuevo premio Nóbel de economía mantiene aún hoy, a sus 90 años, un rango de intereses enorme y una pasión encendida por los temas que estudia.

Pero lo que más sorprende es que este abogado nacido en Moscú, con maestría en derecho en la Universidad de Varsovia y que ha sido profesor de economía en las universidades de Chicago, Harvard y Stanford, entre otras, no tiene un título formal en esta disciplina. No quiere decir que no haya recibido una buena formación. Estudió en la London School of Economics con Nicholas Kaldor, en Ginebra con Ludwig von Mises y luego en M.I.T, Chicago y Harvard, al lado de los mejores de su época.

El premio que comparte con dos nombres muy importantes en el desarrollo de la teoría de juegos, Eric Maskin y Roger Myerson, lo obtuvo por ser iniciador de la teoría de diseño de mecanismos. Esta teoría, que Hurwicz plantea casi siempre en términos matemáticos, en los que es un verdadero maestro, ayuda a encontrar reglas de acción que inducen a los individuos que participan en un proceso a conseguir el resultado deseado por el diseñador, incluso a pesar de que haya intereses egoístas, o diferencias de información entre ellos, o entre los individuos y el diseñador. Esta teoría se deriva en parte de su trabajo sobre compatibilidad de incentivos, uno de sus muchos aportes a la ciencia y que permite saber cuándo un sistema puede ser exitoso y cuándo funcionará mal. La teoría de diseño de mecanismos ha servido para encontrar formas más eficientes de hacer subastas, recaudo de impuestos, votaciones, esquemas de compensación salarial y de negociación, entre muchas otras cosas. Hurwicz es el segundo premio Nóbel de economía que llega de la Universidad de Minnesota, después de que Edward Prescott fuera laureado en 2004.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?