| 9/12/2012 6:00:00 PM

Pour la France

Los anuncios de algunos gobiernos de aumentar impuestos a los más ricos son populares entre los ciudadanos de a pie, pero podrían generar cambios de nacionalidad. En Francia, las alarmas se encendieron hace unos días cuando el magnate Bernard Arnault, cabeza del grupo LVMH –con marcas como Louis Vuitton, Dior, Fendi o el champagne Moët et Chandon–, solicitó nacionalidad en Bélgica. Varios medios lo ligaron a la decisión del gobierno de François Hollande de aumentar los impuestos a los más ricos en Francia. Aunque Arnault ya lo desmintió y dijo que no cambiará su domicilio fiscal, muchos recuerdan que, en 1981, cuando llegó un gobierno de izquierda a Francia, se exilió por tres años en Estados Unidos. La fortuna de Arnault alcanza los US$41.000 millones, según Forbes. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?