| 11/25/2015 7:00:00 PM

La jugada de Pfizer

En la operación que se oficializó a comienzos de esta semana, mediante la cual la estadounidense Pfizer se fusiona con Allergan por un monto de US$160.000 millones, hay un aspecto que llama la atención y es la forma legal como se llevó a cabo la negociación. La estructura determina que Allergan –productora del botox– es la que compra Pfizer y así, esta última traslada su domicilio social de Nueva York a Dublín, en Irlanda, en donde los impuestos para las sociedades son menores. No obstante, sus operaciones seguirán siendo dirigidas desde Estados Unidos. A pesar de que el presidente Barack Obama dictó una serie de normas para evitar que las compañías de su país puedan transferir activos a subsidiarias que operan en mercados de fiscalidad menor, la productora del Viagra se las ingenió para reducir su carga impositiva. Según el periódico El Mundo, en 2014 un total de 20 grandes empresas dejaron de ser estadounidenses, incluyendo, a Burger King, que se volvió canadiense, para alivianar sus impuestos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?