| 11/27/2013 6:00:00 PM

Partiendo cobijas

En una historia truculenta que involucra poder, dinero e infidelidad, se convirtió el sonado divorcio del magnate australiano de medios Rupert Murdoch, tras 14 años de matrimonio con Wendi Deng. Aunque esta vez el millonario de 82 años no perdió su fortuna –Deng solo se quedó con una propiedad en Nueva York y otra en Pekín–, su fracaso matrimonial saltó a las primeras planas de los diarios luego de que culpara de la ruptura al ex primer Ministro británico Tony Blair. Murdoch impulsó a Blair para el cargo, y lo apoyó durante su gobierno. El ex Primer Ministro ha salido a desmentir las acusaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?