| 8/18/2006 12:00:00 AM

Otra crisis de Oriente Medio

Desde febrero, la capitalización de los mercados financieros del Golfo Pérsico se ha encogido en cerca de US$500.000 millones. Los gobiernos de la región están preocupados por buscar inversión extranjera que resuelva el grave problema de sus mercados accionarios: la falta de efectivo. Esta situación era impensable hace un año, cuando la región líder en comercio energético continuaba consolidándose como un exportador neto de capital. A medida que las ganancias del petróleo se invertían en acciones en el Golfo —alcanzando incluso un máximo en 2005—, las autoridades no tenían incentivos para abrir las bolsas y atraer inversión extranjera. Pero hoy, los analistas coinciden en que el dinero se trasladó a otro tipo de inversiones, como bienes raíces, de manera que los gobiernos están diseñando políticas para inyectar liquidez, crear estabilidad y restaurar la confianza en los mercados de valores, los cuales se han convertido en un sistema eficiente para redistribuir la riqueza del petróleo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?