| 6/10/2015 7:00:00 PM

Extendiendo la red

Odinsa, la compañía colombiana de infraestructura, le sigue apostando al negocio de los aeropuertos. La empresa –accionista del concesionario Opaín que maneja el aeropuerto Eldorado de Bogotá–, acaba de adquirir una participación de control de 50% en la compañía que maneja 93% del aeropuerto de Mariscal Sucre de Quito. Víctor Cruz, presidente de Odinsa, explicó que este negocio permitirá poner en práctica la experiencia que ya tienen en Bogotá. La compra se financiará con una línea de crédito por US$182 millones otorgada por el banco Itaú BBA. El aeropuerto de Quito movilizó en 2014 un total de 5,6 millones de pasajeros y cerca de 180.000 toneladas de carga, y en la última década su movimiento creció 6,5%. La empresa colombiana ha dicho que el reto para 2020 es lograr que este aeropuerto ecuatoriano tenga capacidad para movilizar 8 millones de pasajeros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?