| 9/3/2004 12:00:00 AM

Mal de muchos

Es una equivocación creer que el envejecimiento de la población y las consecuencias fiscales de financiar su jubilación son un problema apremiante solo de los países ricos. Para los países de ingresos medios este problema llegará mucho antes de lo pensado, pero con un agravante: ellos nunca fueron ricos. Según Anne Krueger, del FMI, los países de ingresos medios están en una desventajosa posición para enfrentar el problema. Los ricos han tenido la oportunidad de ahorrar, cuentan con balances fiscales más sanos y están menos endeudados. Por su parte, los países de ingresos medios, como Colombia, tienen cuentas fiscales en rojo y apremiantes obligaciones en educación, infraestructura y salud. Más aún, sus sistemas pensionales son de poca ayuda. Estos tienen débiles infraestructuras de recaudo y sufren de corrupción. Adicionalmente, son demasiado generosos, en particular con reducidos segmentos de la población, y costosos de administrar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?