Los compromisos de Santos

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Los compromisos de Santos

El punto más importante en la agenda del ministro de Hacienda es un manejo fiscal sano, ya que, de acuerdo con sus declaraciones, solo así podrá el país recuperar la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros. Con esto en mente, el ministro Juan Manuel Santos ha anunciado que ha avanzado en los diferentes proyectos que llevarán al ajuste fiscal que requiere el país y se ha comprometido con los siguientes puntos:



Para la primera semana de septiembre, sacar adelante la Ley de Racionalización de las Finanzas Territoriales y la Ley de Juegos y Azar.



Para el 15 de septiembre, definir el monto del Presupuesto de la Nación para el año 2001 y para octubre, presentar el proyecto de reforma pensional.



Además, el Ministro se comprometió a reducir y racionalizar el gasto del gobierno central.



Pero ahí no paran las cosas. Presentará al Congreso un proyecto de reforma tributaria integral que acabe con las inconsistencias del esquema tributario actual y permita reglas claras hacia el futuro, y un proyecto de Ley de responsabilidad fiscal. La idea con este último es hacerlo por medio de un acto legislativo que obligue al gobierno por la Constitución a mantener unas finanzas públicas sanas.



A explorar petróleo

Gracias a la bonanza petrolera de este año, producto de un precio internacional históricamente alto y una producción igualmente alta, el país pudo evitar que colapsaran las finanzas públicas y la tasa de cambio. Hacia adelante, las cosas podrían no ser tan favorables en este sentido, ya que la producción de petróleo se está reduciendo rápidamente y solo desde hace poco tiempo se está actuando para renovar la actividad exploratoria.



La meta de Ecopetrol es alcanzar una producción de 850.000 barriles diarios en el 2010, que es apenas similar a la que logró en el pico de 1999. Sin embargo, para llegar a la meta se requiere invertir en exploración alrededor de US$14.258 millones, lo cual no solo es mucha plata sino que implica mucho riesgo, ya que la probabilidad de hallar reservas de petróleo en Colombia es entre 15 y 20%. Dado este riesgo, la decisión de vincular la inversión privada en el negocio de exploración mediante los contratos de asociación es definitivamente una buena noticia para el país.



En este tipo de contratos, el inversionista privado obtiene una rentabilidad del orden del 17%, a pesar de asumir el 100% del riesgo exploratorio. La rentabilidad esperada para el Estado es de 100% en el caso de los contratos de asociación, mientras que cuando lo hace de forma directa es de 30%. La fórmula es atractiva. En lo que va corrido del 2000, Ecopetrol ha atraído 20 nuevos contratos de asociación y espera firmar por lo menos 10 más en lo que resta del año. Por ejemplo, en el Contrato de Asociación Boquerón se descubrió el Campo Guandó, el más importante después de Cusiana y Cupiagua
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.