| 7/8/2015 7:00:00 PM

Un experimento para replicar

Contrario a lo que podría pensarse, brindar a inmigrantes la posibilidad de trabajar en las fronteras puede ser una medida favorable, no solo para el empleo sino para la productividad de los países. Esto fue precisamente lo que sucedió en Suiza, país que entre 1999 y 2007 abrió sus mercados laborales a los inmigrantes de la Unión Europea. Un estudio que acaba de ser divulgado por The National Bureau of Economic Research de Estados Unidos indica que con dicha apertura de la frontera los inmigrantes de la UE aumentaron su presencia en 4% del empleo; y esto, en cambio de afectar la estabilidad y la calidad de trabajo de los nacionales, tuvo un impacto significativo en los salarios medios de los nativos y el empleo. Estas personas se convirtieron en complemento de los trabajadores nacionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?